jueves, 17 de mayo de 2018

Sanciones contra Irán: y el ganador es... ¡China!

Los vasallos europeos están un poco revueltos con su señor. Las sanciones de EEUU contra Irán están poniendo a la Unión Europea contra las cuerdas: si se rebelan, malo; si no se rebelan, peor. No saben cómo contestar a las sanciones, por mucho que anden hablando y diciendo que se oponen, que no les gustan, que...

La Comisión Europea ha dicho hoy que va a activar mañana una ley similar a la que se puso en marcha para intentar mantener el comercio con Cuba cuando se aprobó la Ley Helms-Burton que suponía una extraterritorialidad de las normas estadounidenses. Entonces funcionó, pero ahora está muy lejos de hacerlo. Entonces la UE era más fuerte que ahora. Entonces la UE protegía a sus empresas, ahora ya no puede. Tan es así que el pequeño Bonaparte, Macron, ha dicho que el acuerdo con Irán se centra en la seguridad, no en el comercio, y que "no nos volveremos en un aliado de Irán contra EEUU".

Eso significa, lisa y llanamente, que la moribunda UE agoniza un poco más puesto que no va a imponer contra-sanciones a las compañías estadounidenses.

Todo lo que se está diciendo de que la UE va a comerciar en euros con Irán (propuesta hecha por Irán) está bien, sirve para distraer, pero no es real a corto plazo porque eso supone, lisa y llanamente, que la UE aceptaría entrar en el proceso de desdolarización de la economía mundial. Si finalmente se optase por ello sería temporal, sólo hasta ver si dentro de seis meses, el tiempo que ha dado el propio EEUU a la UE para que se retire de Irán, fuese posible renegociar de nuevo el acuerdo nuclear con Irán, incluyendo otros aspectos que ahora no están recogidos como las pruebas de misiles, por ejemplo.

Difícil, cuando el objetivo último de EEUU y lo que está detrás de su decisión de retirarse del acuerdo es el derrocamiento del gobierno iraní, siguiendo las presiones de Israel.

Para que nos hagamos una idea, la UE sólo puede intentar una transacción comercial que favorezca a EEUU como, por ejemplo, aceptar la compra de gas licuado estadounidense a cambio de que EEUU no imponga aranceles y sanciones a las empresas europeas que comercian con aluminio ruso, por ejemplo. Alemania ya protestó por ello hace un tiempo, sin resultados hasta ahora. Precisamente mañana Merkel estará en Moscú hablando de estas y otras cosas, sobre todo del gas.

Son cientos de empresas europeas las que ven ahora peligrar sus inversiones en Irán. Y el acuerdo en sí está también en el alero puesto que Irán ha dicho que respetará el mismo solo si las empresas iraníes pueden continuar operando normalmente.

Una de ellas, tal vez la más potente, es la petrolera francesa Total. En su momento, 2015, cuando llegó a Irán tras el acuerdo, se dijo que era "el símbolo de la eficacia del acuerdo sobre el programa nuclear". Desde entonces ha invertido 2.000 millones de euros que ahora puede perder. Negocio redondo.

¿Y quién se va a beneficiar? Pues China. Los chinos ya han puesto los ojos en la participación de Total en el principal yacimiento de gas y de petróleo de Irán y que es del 50'1%. Si se tiene en cuenta que Irán es el tercer suministrador de petróleo de China, y que ese comercio se hace en yuanes, la jugada de EEUU y el vasallaje de Europa pone una alfombra bajo los pies de China.

Cuando China puso en marcha el petroyuan, el 26 de marzo, en pocos días se hizo con el control del 6% del comercio del petróleo. Pues bien, ayer la participación de los contratos de crudo respaldados por el petroyuan alcanzó el 12% de todo el comercio mundial. Que sea coyuntural o que se convierta en tendencia se concretará en las próximas semanas y en función de lo que finalmente haga la UE. Pero lo cierto es que la espectacular subida de contratos en petroyuanes sólo es achacable a la retirada de EEUU del acuerdo con Irán. Porque dos de los principales competidores de China en la zona, Japón y Corea del Sur, ya han anunciado que se retirarán del comercio, sobre todo petrolífero, con Irán y ese vacío, sin duda alguna, lo va a llenar China. Traducción: la desdolarización de la economía mundial acaba de dar un acelerón muy importante.

Otra cosa: hoy China y la Unión Económica Euroasiática han firmado un acuerdo de cooperación económica y comercial. Eurasia da otro gran paso, también acelerando la decadencia de Occidente.

Y, por cierto, el día 20 hay elecciones en Venezuela. Se admiten apuestas sobre cuánto tiempo tardará EEUU en imponer sanciones con el argumento de que han sido amañadas y demás. Y esas sanciones van a ir al único sitio donde realmente puede hacer daño: el petróleo. Si la situación de PDVSA ya es mala, puede convertirse en peor en muy poco tiempo.

El Lince

2 comentarios:

  1. Lo que preocupa es si la City de Londres se mueve a Hong Kong...los Rotschild controlan el oro chino.

    Lo unico que he verificado y he visto los hechos es que el presidente chino vino a ver a la reina tiempo atras; luego se convitio el yuan en m9neda de reserva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Majoy, como dice el dicho en ingles "bussiness is bussiness", si China se convertira en el centro de la economia mundial en un futuro muy cercano, no pienses que la mafia financiera mundial se ira para otro lado, estara donde caliente el sol de la mejor manera y si es en China o en Laos, se instalaran alli. La esperanza que hay es que los chinos no compartan con los Rostchilds sus ganancias y logren mantener el yuan libre de esa peste talmudica.

      Eliminar