miércoles, 18 de octubre de 2017

¿Qué es lo que quiere esta gente?

Habría que volver a reponer la serie "Barrio Sésamo" para explicar la diferencia entre arriba y abajo. Porque quien mantenga a estas alturas que el movimiento soberanista en Catalunya está dirigido por la burguesía o que es una revuelta de los ricos no tiene ni idea de lo que está pasando en Catalunya desde hace tiempo.

Simplificando: hoy en Catalunya sólo hay tres escenarios posibles y son ruptura, reforma o involución. La ruptura es la proclamación de la República y la ruptura oficial con el régimen neofranquista (y monárquico) de 1978 (esta es, inequívocamente, la postura de la CUP desde siempre). La reforma apuesta por una reforma constitucional en España que volvería a situar al pueblo catalán en una sumisión a los dictados de España y de la Unión Europea (que es la postura de "los comunes" de Ada Colau y de Catalunya si que es Pot, incluyendo a sectores claros de Esquerra Republicana y de la burguesía del PDeCat). La tercera es la del resto.

Tanto la reforma como la involución coinciden en una cosa: la supervivencia del régimen neofranquista de 1978, una de cuyas muestras mas emblemáticas es el encarcelamiento de dos dirigentes de organizaciones civiles. Puede que incluso en más: la negación de la voluntad popular (negando validez al referéndum del 1 de octubre, ese que Madrid dijo que no se haría y se hizo, pese a los palos y la represión, aunque luego se ha dicho de todo para despreciarlo), rechazar o menospreciar cualquier concepto de soberanía real (y ahora mismo la calle está al mismo nivel que el parlamento) y querer cerrar el conflicto a través de unas negociaciones por arriba (aunque los involucionistas sólo lo entenderían como rendición incondicional de los soberanistas).

También coinciden en una cuarta: el papel de la UE. Que la UE tenga un historial negro en lo que respecta a la autodeterminación (lo que era válido para Kosovo no lo fue para Crimea y no lo es para Catalunya) es lo de menos. Insisten en convocar a un muerto como mediador de algo que ya se le escapa.

Tanto reformistas como involucionistas tienen un problema: el pueblo, que ha apostado y defendido con su cuerpo la proclamación de una República independiente. Así que o se está con el pueblo o se está contra él. Y debería quedar claro para todo el mundo que la soberanía popular es la tiene que prevalecer contra los intereses políticos y económicos de élites y grupos de presión.

Si se ha llegado hasta aquí es porque la CUP ha estado presionando para que así sea. Su estructura de los Comités de Defensa del Referéndum (ahora en proceso de reconversión a la defensa de la República) se esta revelando crucial para mantener el pulso social en la calle y ahí hay que mantenerse para que los reformistas no puedan avanzar. Los CDR son ya 101 en otros tantos municipios catalanes, se han convertido en la principal forma de auto-organización popular y son claramente un factor importantísimo y clave para mantener la movilización.


Y mientras el discurso neofranquista sigue y sigue (coged cualquier medio de propaganda), y las acciones neofranquistas siguen y siguen (más amenazas de detenciones y de ilegalizaciones), en Catalunya se tiene muy claro qué está pasando y la gente recupera viejas canciones, emblemáticas canciones de la resistencia antifranquista como esta de María del Mar Bonet, "Que volen aquesta gent", que se cantó ayer en el acto final de la movilización en repulsa por el encarcelamiento de dos dirigentes sociales.


Y ¿que dice esta canción? Pues relata un hecho real ocurrido en 1969 cuando un estudiante, Enrique Ruano, fue "suicidado" en una comisaría de policía. Esta versión, cantada por María del Mar Bonet junto al histórico grupo chileno Quilapayún, merece la pena que la veáis. Pinchad en los subtítulos, que están en castellano e inglés además de otras lenguas. Aunque soy muy crítico con los reformistas de los que he hablado, tengo que reconocer que Ahora Madrid, la formación en la que se integra Podemos, decidió poner el nombre de Enrique Ruano a una calle, pequeña, apenas de 50 metros, y en el barrio pijo de Madrid. Lo cortés no quita lo valiente.


La propia María del Mar Bonet se ha mojado con el tema y apoya de forma clara el referéndum del 1 de octubre y su resultado. Nada que ver con gente como Serrat o Sabina.


Te apalean por intentar votar, te detienen por impulsar movilizaciones. Te presionan para que la empresa en la que trabajas se vaya (como acaba de denunciar el Comité de Empresa de Seat). Pronto te detendrán también a ti, pero como no eres catalán no te preocupa. Cuando vayan a por ti ya no habrá nadie que te cante. O sí, tal vez Manolo Escobar redivivo, como lo está el neofranquismo.

El Lince

1 comentario:

  1. Que bien se conserva Mª del Mar Bonet, a sus 70 tacos.

    ResponderEliminar