miércoles, 29 de junio de 2016

Mientras tanto, en el lejano Oriente...

Mientras ese muerto viviente, ese zombie que es la Unión Europea intenta buscar algún síntoma de vida que devorar para mantener la ficción de que, a su vez, sigue viva y que sirve para algo; mientras en el Estado español (España, para otras latitudes) se busca la razón por la que los progres han perdido un millón de votos (basta que levantasen la vista y mirasen hacia la izquierda para encontrarla), en el lejano Oriente...

Recordaréis que os comenté hace un mes que en dos universidades de China, las de Henan y Nanjing, profesores y estudiantes habían comenzado a desarrollar una campaña que con el lema "Más Marx, menos Occidente" pretende presionar al gobierno chino para que se aumente "de inmediato", es decir, para el próximo curso, el número de asignaturas marxistas en el sistema de enseñanza.

Bien, pues este mes de junio ya se ha sumado una tercera universidad a la campaña: la de Liaocheng. La campaña "Más Marx, menos Occidente" está resultando muy eficaz y está siendo seguida casi con fervor por un número cada vez mayor de estudiantes y profesores. Ya son más de un millón los estudiantes y los profesores que se han sumado a la campaña (los universitarios chinos son unos 25 millones).

Las tres universidades, Henan, Nanjing y Liaocheng, están elaborando programas de estudio -todavía sin el visto bueno del Ministerio de Educación, pero no tendrá más remedio que ceder- en los que se recupera y perfecciona el método de enseñanza marxista de muchas de las disciplinas que se imparten. Otra universidad, la de Changchun, está estudiando en estos momentos si se adhiere a la campaña y la pone en marcha para el próximo curso.

La historia comenzó hace dos años, cuando el profesorado de Henan se dio cuenta de la "pérdida de valores y confusión social" en que se encontraban los estudiantes ante una sociedad que va perdiendo de forma progresiva su propia cultura en detrimento de los valores occidentales al calor de las prácticas capitalistas que se han implantado desde hace casi 30 años en China. La causa, según ellos, era la occidentalización de la enseñanza. Pusieron entonces en marcha un programa, llamado "Jóvenes Marxistas", en el que por medio de conferencias, discusiones colectivas y trabajos universitarios -con especial énfasis en la discusión a través de las redes sociales en internet- querían atraer a los estudiantes no sólo hacia el marxismo, sino hacia la propia cultura del país que se ha ido perdiendo en los últimos años. A los tres meses, ya eran 600 los estudiantes que se habían apuntado al programa.

En estos momentos, cada departamento de la Universidad de Henan cuenta con su propia sociedad marxista y el programa es un absoluto éxito puesto que en la actualidad son unos 20.000 los estudiantes que participan en él, y la cifra sigue creciendo.

El modelo de la universidad de Henan fue copiado por la de Nanjing y ahora por la de Liaocheng. Las tres universidades recogen el llamado que hizo el presidente chino Xi Jinping en 2013 para "actualizar la educación ideológica", por lo que el gobierno chino apenas tiene capacidad de respuesta para oponerse a esta campaña y a estas iniciativas y el Ministerio de Educación va a tener que asumir los planes de estudio de los que hablaba antes.

El gran impulsor de todo ello es Xu Wingya, reputado economista de la Universidad de Henan. Xu dice que es imposible convertir a cada estudiante chino en un joven marxista, pero que su iniciativa fue "como una pequeña chispa que puede encender un gran fuego". El programa "Jóvenes Marxistas" fue esa chispa y ahora está motivando a muchos otros estudiantes.

Henan, Nanjing y Liaocheng han dado un paso más y, dentro de sus programas de estudio, han iniciado un proyecto de visitas a lugares históricos vinculados al proceso revolucionario, tanto de la Larga Marcha como de la lucha contra los reaccionarios de Chiang Kai-shek y contra los ocupantes japoneses en la II Guerra Mundial. En ellas, los y las estudiantes se visten de época y recrean los eventos.


Al mismo tiempo, han establecido una biblioteca común sobre marxismo que ya tiene 17.000 libros, mil textos digitales y un centenar de revistas. 

Todo ésto no está pasando desapercibido para el gobierno chino. Los proyectos promovidos por estas universidades van a tener que ser aceptados, e impulsados, el próximo curso. Ya han aparecido los primeros comentarios en ámbitos gubernamentales sobre la necesidad de ir "desoccidentalizando" la educación e ir introduciendo lo que el gobierno llama "cursos de pensamiento y política", aunque no quiere darles un cariz tan marxista como el de las universidades de Henan, Nanjing y Liaocheng. El gobierno chino pretende sumarse a la ola para intentar controlarla.


Así que como la situación es más que interesante, os vuelvo a poner el evento artístico que mejor refleja lo que está pasando en China en la actualidad: una canción simbólica en un concurso televisivo. Porque, desde luego, es algo que tiene mucho que ver con el movimiento de las universidades.


video

El Lince

martes, 28 de junio de 2016

¡Con Francia!

Hoy se ha celebrado en Francia otra jornada de lucha contra la Ley del Trabajo que, impuesta por la UE, destroza derechos sociales y laborales en toda Europa. Esta ley es muy similar a la aprobada en el Estado español-España apenas sin resistencia.



Centenares de manifestaciones, millares de manifestantes; la lucha va a entrar en su quinto mes y no se detiene, la movilización no decae. Francia está haciendo honor al tebeo de Asterix, es la aldea que resiste a la UE que los progres españoles quieren seguir manteniendo. No ha habido ni una sola palabra de aliento a los y las sindicalistas franceses, no han dicho ni una palabra. Así que hay que hacerlo desde aquí, entre otros sitios.

Francia es, junto a Gran Bretaña, el exponente del despertar y de la rebelión contra los plutócratas y contra la UE. En este caso, resistir es vencer. y hay que apoyar a Francia con todas las consecuencias.

Sigue la represión, pero sigue también la lucha. El gobierno "progresista" del llamado Partido Socialista ha dado orden a la policía de actuar sin contemplaciones. Tampoco la van a tener los y las manifestantes, pese a las constantes provocaciones.



Este mural ha sido pintado en Grenoble y el alcalde ha dado orden de que se borre por "ofensa a la policía". No es una ofensa, es el comportamiento habitual de una policía fascistizada gracias a las prerrogativas que le ha otorgado el gobierno "progresista". Quien lo haya pintado -es un muy buen artista- refleja perfectamente el sentir de una parte muy importante de la población francesa.

El policía del mural porta el escudo con el número 49.3, el artículo de la Constitución en el que se refugia el gobierno "progresista" para imponer la ley por decreto sin siquiera cubrir sus propias normas parlamentarias.

Tras casi cinco meses, todavía el 73% de la población rechaza estas reaccionarias medidas laborales y sociales.

Francia da ejemplo. Y luego los progres españoles andan busando las causas de la pérdida de un millón de votos.

El Lince

lunes, 27 de junio de 2016

La lógica del apaciguamiento

Las elecciones en el Estado español (España, para otras latitudes) se han saldado con un fracaso de quienes han estado apostando desde hace dos años por la lógica del apaciguamiento, el rebajar discursos, el rebajar -hasta casi desaparecer- propuestas emancipatorias, el rebajar todo cuanto pudiese molestar al poder (que no es lo mismo que el gobierno). Mis amiguetes progres hoy van con la cabeza baja y solo se atreven a criticar a quienes, como yo, no hemos votado porque se consideran ni más ni menos que "traicionados". La culpa no es suya, por supuesto, es de (nos)otros.

Son incapaces de levantar la vista más allá de su ombligo -vengo insistiendo en ello-, incapaces de comprender que "la izquierda marginal", su última hazaña calificativa, sí tiene principios y, entre ellos, está el tema de la OTAN por no ir mucho más allá. Han dulcificado tanto sus propuestas que son irreconocibles por mucha gente. Aunque hayan sacado los mismos escaños que hace unos meses, han perdido más de un millón de votos que se han quedado en la abstención. Han hecho lo posible por huir de "la izquierda marginal" y han sido incapaces de recibir el apoyo de los defensores del sistema. El último ejemplo que han proporcionado, un par de días antes de las elecciones de ayer, ha sido defender a capa y espada a la Unión Europea tras el referéndum de Gran Bretaña en el que la población decidió la salida de la UE.

La UE es el Titanic y quienes desde la izquierda se empeñan en defenderla están comprando un billete en algo que saben se va a hundir. El referéndum de Gran Bretaña ha matado a la UE, entre otras cosas por lo que aportaba a su presupuesto. A ver cómo se rellena ahora y con cargo a qué supuestos porque los paganos ya se sabe quiénes serán: nosotros.



Cada vez hay un reconocimiento mayor a que ha sido la clase obrera británica, sobre todo la de Gales e Inglaterra, la que ha dado la patada a la UE. Es decir, ha sido una victoria dentro de la lucha de clases. Ha sido una victoria contra los efectos económicos del libre comercio y de unos tratados que siempre benefician a los inversores y a las empresas. Ha sido una victoria contra las medidas de austeridad, la reducción de puestos de trabajo, de salarios, la disminución de los servicios sociales. Todo eso es lo que representa la UE que, dígase lo que se quiera, es irreformable.

Gales e Inglaterra son la base de la clase obrera británica y de la industria principal. Escocia es dependiente de las exportaciones de petróleo a la UE, de ahí que tenga interés en permanecer, mientras que Irlanda del Norte tiene vínculos casi al 50% con Escocia y la UE en términos económicos, por lo que también es entendible su voto a favor de la UE.

Quienes dentro de la izquierda han salido en tromba a defender la UE han sufrido el mismo espejismo que los laboristas en Gran Bretaña. Los laboristas han ido perdiendo progresivamente influencia dentro del movimiento obrero británico a medida que se han ido alineando con la ofensiva neoliberal corporativa. En ese flanco es en el que han comenzado a incursionar los partidos fascistas y pro-fascistas en la propia Gran Bretaña, en Austria, en Francia, en Italia, en Suecia, en Noruega, en Finlandia, en Hungría. Y ese es el flanco que no han sabido defender las organizaciones progresistas, como ha sido el caso de Unidos Podemos en el Estado español-España.

Con la integración económica se ha provocado una pérdida de la soberanía. Si un país no controla ni siquiera su propia moneda -y aquí hay que resaltar que Gran Bretaña estaba fuera del euro- no hay soberanía que valga porque está a merced de los burócratas que controlan el Banco Central Europeo y que, a su vez, trabajan para las empresas transnacionales. Defender a la UE cuando están muy cercanos los casos de Grecia, o antes de Chipre, es de locos porque ambos mostraron de forma clara que las élites, los plutócratas, pueden estrangular financieramente a cualquier miembro de la UE que no les obedezca.

Frente a todo esto está surgiendo la rebelión que en Gran Bretaña se ha expresado en el referéndum y en Francia se está expresando en la fuerte resistencia del movimiento sindical contra la destrucción de los derechos sociales y laborales. Y quienes lo están capitalizando en toda Europa son los fascistas, con la izquierda "globalista" manteniendo la ficción de que "otra Europa es posible" que, si fuesen como los sindicatos franceses, sería algo más que un eslogan. Es algo a desarrollar mucho más extensamente, sin duda.

El movimiento sindical en el Estado español-España es casi inexistente, a años luz del británico y, sobre todo, del francés. Hace poco tiempo, participando en una conferencia sobre el fascismo, argumenté esto precisamente y que gran parte de la culpa del auge del fascismo la tiene la propia izquierda al abandonar las cuestiones sociales y laborales por otras más llamativas, pero menos relevantes. Que son estas fuerzas las que han sabido sustituir a la izquierda al recoger las inquietudes y anhelos de las víctimas de la globalización. Y que los fascistas han sabido conectar todo ésto con el discurso anti inmigración, frente al que no se ha sabido responder con contundencia. Critiqué a partidos y sindicatos y puse como ejemplo la respuesta que se está produciendo en Francia son la Ley del Trabajo que es muy similar a la que se aprobó en España y cómo han sabido desligar las dos cosas, trabajo e inmigración. Un asistente me dijo que no podía comparar porque "en España llevamos 40 años de democracia y en Francia llevan 200 años". Por esa regla de tres, tendríamos que esperar otros 160 años a tener no ya los derechos sociales y laborales que hay en Francia, sino a tener la organización y el espíritu de lucha que tienen los franceses.

El argumento de ese asistente era banal, pero significativo de lo que piensa la progresía porque era, ni más ni menos, que un concejal de mi localidad de esa formación política que ha sufrido un gran varapalo en las elecciones. Es como si alguien dijese que hay que defender el libre comercio y el neoliberalismo en el corto plazo porque eso podría conducir a que la clase obrera pudiese disponer de más tiempo para desafiar al neoliberalismo y al libre comercio a largo plazo. Es algo que no tiene sentido ni lógico ni intelectual, por supuesto. No se puede ser pro libre comercio, es decir, pro UE, y antineoliberal. Si no se tiene en cuenta que el libre comercio beneficia a corporaciones, banqueros e inversores es que se tienen claras pocas cosas. Los beneficios se acumulan para ellos, no para la clase obrera. Ni siquiera para la llamada clase media. Un ejemplo: el Banco Central Europeo ha decidido mantener el tipo de interés cero para los préstamos a los bancos. Ahora id al vuestro y decid lo mismo y veréis qué risa floja le entra.

La UE es una institución socialmente regresiva, hostil para la clase obrera y, si me apuráis,  es una herramienta del capitalismo que está destruyendo los propios intereses de los diferentes países que la forman. Tan es así que el referéndum de Gran Bretaña -de ahí que os haya puesto el gráfico de antes- ha agudizado las tensiones entre Alemania y Francia. Y lo que se comienza a ver no es nada prometedor: fortalecimiento de los poderes militares y de policía. Es decir, palo y tente tieso con las protestas. Y eso es lo que están defendiendo los progres al insistir en defender la UE.

A buen seguro también van a proponer "una política monetaria más flexible", algo a lo que hasta ahora ha sido reacia Alemania. Pero eso no es garantía de nada y no va a resolver los conflictos dentro de la zona euro.

No creo que el referéndum de Gran Bretaña haya influido mucho en las elecciones de ayer, pero sí hay que tenerlo en cuenta a la hora de contabilizar razones del por qué Unidos Podemos ha perdido casi un millón de votos. Incluso se podría soñar con que si alguien hubiese dicho que se alegraba de que los bancos (se me olvidó añadir que el Deutsche Bank perdió el 16'32%) y los multimillonarios estuviesen perdiendo dinero como consecuencia del resultado del referéndum británico, tal vez se podría haber parado en algo la sangría y amortiguado el fracaso. Pero no se hizo ni dijo nada parecido. No había que alarmar. Y no les ha servido para nada.

Si fuese vengativo, visto el resultado electoral diría eso de "Roma no paga traidores". Los progres han desmontado todo tipo de movilizaciones populares, han abandonado las calles en beneficio del sistema y ahora reciben este pago.

En Francia lo tienen claro: los derechos no se negocian, se defienden en las calles. En Gran Bretaña lo tienen claro: la Unión Europea ha ahogado los derechos laborales y sociales. Aquí no se tiene claro nada de nada. Y luego, a llorar.

Estaréis viendo muchas explicaciones de qué ha pasado en estas elecciones y por qué. Yo os doy la mía y añado un apunte: Catalunya. Quienes seguís ésto sabréis que la única formación política en el Estado español que cuenta con mis simpatías es la Candidatura d'Unitat Popular. La CUP, como organización catalana, no participa en las elecciones generales, con buen criterio.

La CUP logró en las elecciones catalanas de septiembre del año pasado 338.000 votos. Todo el mundo se preguntaba dónde iban a ir esos votos en las elecciones de ayer. Pues ya tienen la respuesta. La CUP está compuesta por once organizaciones que se posicionaron de forma muy distinta, desde quienes apoyaron a En Comú Podem hasta quienes lo hicieron por Esquerra Republicana de Catalunya. Lo mismo ocurrió en las elecciones de diciembre del año pasado. Pero la gran mayoría de organizaciones que forman la CUP optó en ambos casos por la abstención militante.

Los resultados de ayer son muy relevantes: En Comú Podem, pese a ganar y mantener el mismo número de escaños, ha perdido 80.000 votos; Esquerra Republicana, que también repite en escaños, ha ganado 28.000 votos. Luego la conclusión es bien clara: el grueso de la CUP, militantes, simpatizantes y votantes, no ha participado en estas elecciones. La abstención ha sido del 34'39%, tres puntos más que en diciembre. Sería muy de agradecer que ECP y ERC sacasen sus propias conclusiones, de lo que plantean y hacia dónde van. Pero conociendo a las organizaciones y a los personajes, lo dudo mucho.

El Lince

domingo, 26 de junio de 2016

No se acepta el no

Los progres españoles han salido en tromba a defender la UE tras el referéndum británico. Incluso han tenido el atrevimiento de apelar a Marx. No faltan en sus discursos los calificativos de "marginales" para quienes desde posiciones de izquierda han (hemos) defendido o votado a favor de la salida de Gran Bretaña de la UE. Y lo han hecho porque temen que eso les afecte en sus expectativas electorales porque ya sabéis que hoy hay elecciones en el Estado español (España, para otras latitudes). Volvemos a Max (Weber) aunque lo revistan ahora de Marx (Carlos).

Los progres españoles no tienen remedio, así que en un día como hoy merece la pena recordarles algo de lo que es la UE. No sirve para nada, porque se han convertido en perfectos autistas (mis amiguetes son un exponente de ello, y así se lo digo), pero voy a retomar lo que los griegos recordaban a los británicos alentándoles a que votasen por la salida de la UE: cuando se consulta a los pueblos, la muy democrática UE no acepta un no por respuesta.


Esta es la realidad ante la que los progres cierran los ojos. Lo dice un refrán castellano: ojos que no ven, corazón que no siente. Así son ellos. O peor, lo ven pero lo ocultan. En esta línea va la tan alabada iniciativa de recogida de firmas para repetir el referéndum en Gran Bretaña y que así salga la permanencia. Todos los medios de propaganda, supuestamente progres o no, le han dado mucha cancha a esta historia.

A esta lista que os presento se podría añadir otro referéndum: el celebrado en 1986 en España sobre si formar parte de la OTAN. La papeleta recogía estas cuestiones:

 El Gobierno considera conveniente, para los intereses nacionales, que España permanezca en la Alianza Atlántica, y acuerda que dicha permanencia se establezca en los siguientes términos:
1.º La participación de España en la Alianza Atlántica no incluirá su incorporación a la estructura militar integrada.
2.º Se mantendrá la prohibición de instalar, almacenar o introducir armas nucleares en territorio español.
3.º Se procederá a la reducción progresiva de la presencia militar de los Estados Unidos en España.
¿Considera conveniente para España permanecer en la Alianza Atlántica en los términos acordados por el Gobierno de la Nación? 

El voto fue afirmativo. Pero dos años después, en 1988, el gobierno español del llamado PSOE incumplió el referéndum y se incorporó a la estructura militar. Y fue reforzando la presencia militar de EEUU hasta llegar a la situación de ahora en la base de Rota, por ejemplo.

Los progres no lo recuerdan y no lo quieren recordar. Tampoco quieren que algunos "marginales" se lo recordemos. Ellos, ya integrantes de los "mayoritarios", defensores "críticos" del sistema, hacen lo mismo que sus mayores y no aceptan un no como respuesta. La OTAN ha pedido formalmente a sus miembros aumentar "al menos en el 2% el presupuesto de defensa para hacer frente a la amenaza de Rusia". Si llegan a formar gobierno, de una u otra manera ¿qué van a hacer? Porque eso significa muchas cosas. Las tropas que el Estado español-España tiene dentro de las estructuras de la OTAN sólo en el extranjero y que cuestan la friolera de 900 millones de euros al año, por ejemplo. Si se habla de que no haya "recortes" ¿por qué no se ha mencionado este asunto, muy fácil de defender incluso electoralmente?

Una de las historias no contadas de la incorporación del Estado español-España a la UE fue la doble imposición que se le hizo: para ello debía incorporarse a la OTAN y reconocer al estado de Israel. Las dos cuestiones fueron aceptadas. Luego para que sea creíble eso de "otra Europa es posible" lo primero que hay que hacer es abandonar la OTAN o, siendo tan pusilánime como son los progres, aplicar en sentido estricto el referéndum de 1986 y retirarse de la estructura militar. Todo lo que no sea esto es ficción.

Pero intentar mantener la ficción de que la UE es aceptable, de que hay que mantenerla haciendo alguna reforma es equivalente a comprar un billete para el Titanic sabiendo que se va a hundir. Y quienes más probabilidades tienen de morir son los de tercera clase. Eso lo han entendido muy bien los británicos. Pero tal vez los progres estén ya instalados en primera clase y piensen que así, al menos, ellos se salvarán.

La plutocracia europea no va a aceptar más referendos populares, aunque los movimientos ya se estén produciendo en Dinamarca, Holanda o Francia (bajo el impulso principal de los fascistas, todo hay que decirlo porque la izquierda sigue con su autismo a excepción de, como dicen los progres, "la izquierda marginal"). Se acabó la farsa democrática. Por eso dicen siempre que los referendos no son vinculantes. Seguirán siendo los plutócratas quienes hagan y deshagan mientras los pueblos se tienen que limitar a mirar y a votar cada cuatro años. Nada de participación popular, nada de nada. Votar y callar. Como la ratita presumida. La imagen de la UE en la población es muy negativa en todos los países a excepción de los de la Europa del Este. Y lo saben.

La clase obrera de Inglaterra y de Gales ha sido determinante en la victoria de los partidarios de abandonar la UE. Esto es lo que se oculta deliberadamente al poner el foco en Escocia, Irlanda del Norte o el racismo contra la inmigración. Este es un discurso que hay que desmontar y potenciar el anterior.



Y también es el momento de reenfocar la cuestión a la lucha ejemplar que desde hace cuatro meses se mantiene en Francia contra la destrucción de los derechos laborales que impone la UE. Los trabajadores, las trabajadoras de Francia están luchando por ello, pero también por la restauración de la soberanía popular, la independencia nacional y la democracia. Así de simple.


El Lince

sábado, 25 de junio de 2016

Disfrutando mientras tanto

La victoria de los partidarios de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea no está tan clara. La victoria está ahí, es irrefutable, pero los movimientos que ya se están haciendo hacen que aún sea reversible. Me explico: la OTAN ya está maniobrando para otorgar un estatus especial a Gran Bretaña, EEUU está presionando al Partido Conservador para que con un nuevo dirigente tras la renuncia de Cameron sea capaz de "reconciliar" a los británicos y "renegociar" la participación de Gran Bretaña en la UE porque, dicen ahora, el referéndum no es vinculante. Que es muy difícil desoír lo que ha dicho la población es cierto, pero también que aún el gobierno tiene un cierto margen de maniobra para impedirlo. Y para rematarlo, el Consejo Europeo ha convocado una reunión conjunta con la OTAN el 29 de julio para analizar las consecuencias del referéndum.

No me cansaré de repetirlo para mayor desesperación de los progres, a quienes no les gusta que les pongas sus carencias ante el espejo (incluyo a mis amiguetes aquí), y menos ahora que mañana van a votar: no hay ninguna otra Europa posible, y menos si no se rompe con las actuales estructuras, especialmente la OTAN y el vasallaje con EEUU. Lo que es tabú para ellos resulta que es vital para nosotros, los pueblos.

Mientras tanto, estoy disfrutando de lo lindo. He andado hurgando en páginas económicas de medio mundo y ahora estoy con una sonrisa de oreja a oreja. Desde China hasta Nueva York, pasando por donde queráis, hay una misma estimación: el resultado del referéndum ha supuesto hasta ahora la pérdida de 2'1 billones de dólares en los famosos "mercados globales". Los principales bancos están perdiendo como nunca: Royal Bank of Scotland el 27'5%, Lloyds el 21%, Barclays el 20'48%, Societe Generale el 20%, Citigroup el 9'36%, HSBC el 9'04%, Bank of America el 7'41%, JPMorgan Chase el 6'95%, etc.

Ya sólo con ésto es para irse contento a la cama esta noche. Pero eso aún es poco. Mirad:


Las 400 personas más ricas del mundo han perdido lo que veis, 127.000 millones de dólares según el índice Bloomberg de multimillonarios. ¿Y quién es el que más ha perdido de todos? Pues un españolito, Amancio Ortega, el patrón de las tiendas Zara, que ha perdido 6.000 millones de dólares, seguido de Bill Gates con 1.200 millones de dólares. Y eso en un día. Tal vez para ellos sea el equivalente a un par de euros para nosotros, pero no me diréis que no es gratificante.

Visto en este gráfico no parece mucho, pero si os pongo este otro la cosa se ve diferente.


Toda esta gentuza, a través de sus paniaguados en los medios de propaganda nos bombardearon diciendo que si ganaban los partidarios de abandonar la Unión Europea "harían más pobres a los ciudadanos de la UE". Tal vez estaban diciendo que les haría a ellos más pobres. ¡Pobrecitos, qué pena me dan! Estoy por proponer que se cree una ONG que diga algo así como "adopta a un rico, ahora que son un poquito más pobres". O que se ponga en marcha una recaudación de fondos, un llamado "crowdfunding" para donar algo de dinero y que recuperen el capital que les ha hecho perder un atajo de "ignorantes, zafios, estúpidos y racistas" -todos estos calificativos se han utilizado- ciudadanos británicos.

El Lince

viernes, 24 de junio de 2016

Y bailaré sobre tu tumba

Una reflexión rápida: la rebelión ha comenzado. La victoria de los partidarios de abandonar la Unión Europea ha abierto las puertas del descontento, del rechazo a los plutócratas, a los desmanteladores del llamado "estado del bienestar", a los destructores de los derechos sociales y laborales. Europa está muerta. Y yo bailaré sobre su tumba. El amargo sabor de boca que deja esta victoria, deseada, es que son los fascistas quienes están protagonizando este rechazo y la izquierda aún sigue sin tener claro que no hay otra Europa posible. Para que lo fuese, habría que destruir la actual y todas sus estructuras. Empezando por la OTAN y su vasallaje respecto a EEUU. Y eso lo obvia la izquierda en sus propuestas.

Mis amigos de Nottingham han vuelto a escribir y cuentan que los obreretes, las obreretas de allá están exultantes. Ya comentaron que iban a votar en bloque por abandonar la UE y no se han equivocado. Quien lo han hecho ha sido todo ese atajo de pijos, de niños burgueses que sustentan sus hobbys políticos en un absoluto rechazo a lo que piensan y hacen todos los obreros y las obreras. Para ellos no son otra cosa que gente sucia y que si te acercas a ellos, igual manchan. En las ciudades británicas se ha votado mayoritariamente a favor de permanecer en la UE, pero en los barrios obreros no y tampoco en las cuencas mineras. Una de las primeras medidas que puso en marcha el neoliberalismo en Gran Bretaña fue destruir lo que llamaban "el poder sindical" de las Trade Unions. Derrotar a la clase obrera fue su gran objetivo, el mismo que está poniendo en marcha a gran escala la UE con las "reformas laborales" en España, en Grecia, en Italia, y de la que Francia se ha convertido en el gran baluarte de resistencia. Hoy ha desaparecido la negociación colectiva en Europa, dejando al arbitrio y "buen corazón" de los capitalistas, de los empresarios, el aceptar o no alguna de las reivindicaciones obreras.

También dicen que ha sido el voto de los mayores de 60 años y de las zonas rurales el que ha sido decisivo, pero lo que no dicen es que el campo británico, como el europeo, está muerto desde hace dos años como consecuencia de las contrasanciones que impuso Rusia como respuesta a las sanciones que le impuso EEUU y la UE por la cuestión de Crimea. Por cierto, la UE decidió el martes pasado ampliar por seis meses más las sanciones contra Rusia, por lo que eso de "otra Europa es posible" vuelve a demostrarse que es una absoluta falacia. Entre otras cosas, porque la muy progresista Grecia de Syriza también votó a favor de las sanciones. Para que las sanciones sean efectivas tiene que haber unanimidad, y la hubo. Otra certificación más de que no hay otra Europa posible.

Hoy todo el mundo está conmocionado por la decisión de los británicos. Todas las bolsas del mundo están cayendo, el euro se desploma, el oro se dispara a unos precios que no se veían en ocho años... Los bancos centrales de los otros países de la UE acaban de decir que están listos para "proteger" a la banca -que no a la ciudadanía- y dicen que tienen más de 300.000 millones de euros para ello.

Así que sí, el resultado de Gran Bretaña es un buen resultado. La población ha demostrado que tiene criterio propio, y que el proyecto de la Unión Europea, está muerto. Ya lo estaba desde 1999, cuando aceptó participar en la guerra contra Yugoslavia a instancias de la OTAN. La UE es ahora un zombie, un muerto viviente al que ahora hay que enterrar. Y yo bailaré sobre su tumba.


El Lince

miércoles, 22 de junio de 2016

Europa mata, y la gente lo sabe

Mañana se vota en Gran Bretaña la permanencia o no en la Unión Europea. Las últimas encuestas dicen que el 45% votará por quedarse, el 44% por salir y el resto son los indecisos que tienen en sus manos la decisión final. Básicamente son mayores de 60 años, menores de 35 y trabajadores. De estos tres grupos, los trabajadores apuestan mayoritariamente por largarse de la UE, mientras que los jóvenes quieren quedarse y los mayores no se definen aún.

Así que a la espera, vamos con una encuesta que lo dice todo de lo que piensa la población sobre la UE. Aunque, repito, las encuestas británicas dicen que ganan los partidarios de la permanencia en la UE, por poco. pero ganan, el pánico en el mundo es de tal calibre que cada vez hay más voces que se preguntan por el futuro de la UE. Sobre todo, en EEUU porque aún no se ha sido capaz de aprobar el Tratado de Libre Comercio, el TTIP. Y los resultados no son nada alentadores. Esta encuesta es de allí, del Centro Pew, y se publicó el miércoles de la semana pasada.


La cuestión es que cuando se convierte la lucha por estar en las instituciones en la estrategia, olvidando la táctica, se desprecia el sentir de la población que, como veis, es muy crítica con la Unión Europea e, incluso, con todo eso de "otra Europa es posible" y demás tonterías. Los griegos de los que hablaba el otro día tienen razón: "La UE ha demostrado actuar solo en nombre de los bancos, de las empresas multinacionales, de los grupos en la sombra. No actúa a favor de los pueblos que la forman. El día 23 [dicen a los británicos] tenéis la oportunidad histórica de detener la transformación de Europa en una dictadura". Islandia y Suiza han dicho que no quieren formar parte de todo ésto y han retirado su solicitud de ingreso. Islandia lo hizo en 2015 y no se ha hundido en el mar ni ha habido una explosión generalizada de sus miles de géiseres. Ha demostrado que no pasa nada por no estar y que, incluso, es para mejor. Mañana los británicos pueden ser quienes den la puntilla a este engendro. Veremos.

Porque, en el mejor de los casos, la población de los diferentes países europeos no quiere "más Europa", como machaconamente repiten una y otra vez los medios de propaganda (antes llamados de comunicación), sino menos.

Gran Bretaña se ha convertido en un quebradero de cabeza para todo un entramado que se deshace. Si mañana el voto es favorable al abandono de la UE -incluso si no lo es y los partidarios ganan por poco- la suerte ya está echada: a la Unión Europea no le queda mucho tiempo de vida. Como a Occidente en general.

El Lince

lunes, 20 de junio de 2016

Otro mensaje de China (y de una parte de Grecia)

China es sutil, pero lleva un tiempo emitiendo mensajes sin ninguna sutileza. China está más que harta de Occidente y, en particular, de EEUU. Podéis seguir toda la secuencia en la etiqueta China. No quiere la confrontación, pero está más que preparada para ella si es necesario. Y la alianza estratégica que mantiene con Rusia no hace más que reforzar este flanco: el militar.

China estaba tranquilita, con su proceso "dengshiaopingniano" de todo vale, de que lo mismo da un gato negro que un gato blanco siempre que cace ratones, de que es bueno enriquecerse, de que bla, bla, bla. Corría el año 1999. Entonces diseñó un plan a largo plazo considerando que con el inicio de una política de relaciones sin injerencias con todos los países del mundo, de forma especial en África y América Latina -además de Asia, por supuesto- llegaría al año 2027 en condiciones de paridad estratégica en todos los aspectos con EEUU. Es lo que aprobó en un documento oficial, pero eso no le gustó a EEUU.

EEUU actuó como únicamente lo sabe hacer: en plan matón. Y sólo se le ocurrió bombardear la embajada china en Belgrado, la capital de la entonces Yugoslavia. Entonces se desarrollaba una guerra contra este país, ilegal, impuesta por la OTAN y que destrozó para siempre la idea de la Unión Europea. Desde entonces la UE no es otra cosa que una sucesión de vasallos de EEUU.

En ese bombardeo murieron tres cuidadanos chinos. EEUU nunca se disculpó siquiera, como por otra parte es habitual. Justificó de varias maneras el bombardeo. Pero los chinos lo consideraron una afrenta y juraron venganza. Varios generales del Ejército Popular de Liberación dijeron entonces, y lo han repetido, que en 1999 China no podía "devolver el golpe", pero llevan unos años, desde 2010, diciendo abiertamente que están preparados para ello y que "no olvidamos la afrenta". Por cierto, quien ordenó el bombardeo de la embajada china fue el muy progresista Bill Clinton. Tomad nota porque su señora quiere ser presidenta.

Ante la imparable decadencia de Occidente y su constante pérdida de hegemonía a nivel mundial en todos los ámbitos, políticos, económicos, militares y morales, EEUU y sus vasallos sólo actúan de una forma:usando la fuerza. La OTAN está a las puertas de Rusia buscando de forma abierta una provocación y la marina de EEUU está enviando el grueso de sus fuerzas al Mar del Sur de China buscando de forma abierta una provocación. Rusia ya ha respondido que está dispuesta a ello. China no había hablado hasta ahora.

El viernes pasado, el presidente chino realizó una visita de Estado a Serbia y demostró que los chinos no hablan por hablar y que no han olvidado la afrenta haciendo algo inusual: rindió honores de héroes a los tres ciudadanos chinos muertos en el bombardeo de la embajada en 1999.


Han pasado 17 años de ese acto de matonismo y chulería occidental. China, con este simple acto, está avisando a los matones occidentales, a EEUU en particular, que no va a permitir algo similar. El día elegido no fue al azar, no fue porque Xi Jinping estuviese en Belgrado -podía haber sido el día antes o el de después, puesto que estuvo tres días y el bombardeo fue en marzo, ni siquiera se conmemoraba el aniversario- sino porque se hizo coincidir con el anuncio de un ejercicio de "guerra electrónica" realizado por EEUU en la base de Clark, en Filipinas, justificado por "las tensiones del Mar del Sur". Observad que EEUU, como es habitual, manipula los hechos. El Mar del Sur de Marte, de la Antártida, ¿de dónde? El Mar del Sur de China, que si se llama así desde hace siglos será por algo. 

China ha vuelto a enviar un mensaje sin ninguna sutileza a Occidente: algo similar al bombardeo de la embajada en Belgrado no va a volver a suceder y si sucede ateneos a las consecuencias. La amnesia histórica está muy bien, alguien puede considerar la historia como batallitas de viejos, pero cuando se olvida la historia es que no se tiene en cuenta el presente y, por supuesto, no se tiene nada claro el futuro. China está dejando muy claro que no olvida la historia -eso no sucederá nunca en un pueblo milenario-, que la tiene muy clara en el presente y que de ello depende su futuro. Además, está diciendo que su ejército ya no es el de 1999 y que si alguien lo duda, que pruebe. 

*****

No quería dejar de reseñar este importante acto, pero lo relevante de la semana será, sin duda, el referéndum en Gran Bretaña sobre si seguir o no dentro de la Unión Europea. Tras el asesinato del jueves, las encuestas dan ahora como ganador a los partidarios de seguir y se acusa a los críticos nada más y nada menos que de nazis, además de ignorantes y racistas. El mensaje de "los que atacan a la UE son violentos" es ahora el único que sostienen quienes no tienen otros argumentos. 

En este ambiente, los griegos han hecho circular una carta en Gran Bretaña en la que defienden el voto en contra de la UE. Como los chinos, también apelan a la historia para tener claro el presente y defender el futuro.

"La UE tiene una historia repleta en cuanto a ignorar el voto de la gente. Los referendos no son bienvenidos si no aprueban la política oficial de la UE. Si los pierden, los gobiernos utilizan una campaña de desinformación para repetir el referéndum hasta lograr el resultado que les conviene. Eso pasó en Dinamarca en 1982, cuando se votó contra el Tratado de Maastricht; en 2001, cuando los irlandeses votaron en contra del Tratado de Niza; en 2005 en Francia, cuando se rechazó la Constitución europea. Entonces, como el riesgo era demasiado alto, la UE decidió que no hubiesen más referendos y que fuesen sólo aprobaciones en los parlamentos. Eso es el Tratado de Lisboa. En Grecia tuvimos un referéndum en 2015 y pese a que el pueblo dijo no, el gobierno se plegó a la Troika [Comisión Europea, Banco Central y FMI]. En 2016 los holandeses votaron en contra del acuerdo de la UE con Ucrania y la UE lo ha desoído".

Y terminan: "La UE ha demostrado actuar solo en nombre de los bancos, de las empresas multinacionales. de los grupos en la sombra. No actúa a favor de los pueblos que la forman. El día 23 tenéis la oportunidad histórica de detener la transformación de Europa en una dictadura".

Podían haber añadido muchos más datos, como los que acaba de dar a conocer el Banco de Grecia, reconociendo que como consecuencia de las medidas de "austeridad" impuestas por la UE, la mortalidad infantil a subido del 2'65 por mil en 2008 a 3'74 por mil en la actualidad, que las enfermedades mentales eran del 3% de la población en 2008 y ahora están en el 12'4% (especialmente los casos diagnosticados de depresión), o que el aumento de cualquier tipo de enfermedad crónica ha subido desde 2008 un escalofriante 24%. Y podían haber terminado diciendo que "la UE mata".

Tal vez al ser conscientes de ello, Islandia decidió retirar su solicitud de ingreso en la UE el 12 de marzo de 2015. Y tal vez por la misma razón Suiza decidió hacer lo mismo, retirar su solicitud de ingreso en la UE, el 17 de junio de 2016.

El Lince

jueves, 16 de junio de 2016

El hobby de los niños burgueses

Tenía dudas sobre cómo comenzar esta historia, pero me he decidido por hacerlo así al ver dos opiniones similares, aunque distantes. La primera viene de unos amigos de Leipzig (Sajonia, Alemania) y la segunda llega de unos amigos de Nottingham (Inglaterra, Gran Bretaña).

Os comenté hace unos meses sobre el ascenso del fascismo en Alemania, como en otros países de Europa, y ponía como ejemplo de lo que está ocurriendo el caso de Sajonia-Anhalt, donde Die Linke (La Izquierda, es la traducción) había bajado del 23'7% al 16'4% en las elecciones de ese land en el mes de marzo. El alto nivel de desempleo, los coqueteos de Die Linke con los socialdemócratas del SPD y el abandono de las tesis clásicas y programas rupturistas de Die Linke habían abonado el campo para ese fracaso y que esperaba alguna explicación razonable por parte de la dirección de Die Linke de lo que había pasado. Ese descenso fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de una militancia que veía cómo la influencia del partido en los territorios de lo que fue la República Democrática Alemana desaparecía elección tras elección. Por ejemplo, en las elecciones de 2014 en otro land, Sajonia, Die Linke también perdió el 1'7% de los votos (aunque mantiene el 21% de porcentaje) que fueron casi íntegros al SPD.

Desde entonces, el debate sobre el futuro del partido se ha ido acentuando hasta llegar al congreso que acaba de celebrar. Fue los días 28 y 29 de mayo en Magdeburgo, la capital de Sajonia-Anhalt. El sitio elegido fue un intento de relanzar la maltrecha imagen de un partido que ha sido el referente para la clase obrera alemana desde la reunificación. Pero el congreso ha supuesto, otra vez, la visualización de las dos posturas clásicas: mantener los principios o buscar una coalición más amplia con otros partidos. Además, la crisis migratoria y la confusa posición de Die Linke sobre los inmigrantes le están haciendo considerables grietas que no sabe cómo restañar porque prioriza el acercamiento a los socialdemócratas. Uno de los argumentos que se han utilizado en este congreso ha sido "formar una coalición de izquierda con socialdemócratas y verdes contra el fascista Alternativa para Alemania". E, incluso, se habla de "tender puentes con los cristianodemócratas", o sea, el partido de Ángela Merkel.

A alguien se le ha ido la cabeza definitivamente dentro de Die Linke. Plantear acercamientos, coaliciones o puentes con quienes siguen desmantelando el estado del bienestar, privatizando los servicios públicos, volviendo las relaciones laborales a los tiempos de la esclavitud o defendiendo la participación de Alemania en zonas de guerra, al servicio de la OTAN o por sí sola, no tiene nada que ver con la izquierda. Ni siquiera con la excusa de "frenar al fascismo" porque el fascismo, con cara amable por el momento, ya está ahí y lo representan los mismos con quienes se quiere pactar o tender puentes.

En el congreso han salido de forma muy visible dos sectores que vamos a ver cómo se reconcilian. Por el momento, el mayoritario es el que rechaza la alianza con los partidos de "la izquierda liberal [buen calificativo, aunque yo prefiero el de la otra derecha] que sigue la agenda atlantista pro-estadounidense" aunque se ha intentado acercar al minoritario -de nuevo bolcheviques y mencheviques- en la cuestión de los inmigrantes (puesto que los minoritarios plantean que no hay que poner restricciones a la inmigración).

El quid de la cuestión, el término medio que busca ahora Die Linke, es la relación con Los Verdes. Formalmente herederos del "marxismo cultural" surgido de 1968 pero, en la práctica, absolutamente desideologizados en cuanto a la protección de los intereses de la clase trabajadora, a la que, literalmente, desprecian. Ya están muy lejos los tiempos en los que Los Verdes, de la mano de Petra Kelly, se convirtieron en el referente del movimiento antibelicista y antinuclear de Europa y coqueteaban con los sindicatos para arrebatar la supremacía a los socialdemócratas.

En este contexto aparecen mis amigos de Leipzig. Aquí la militancia de Die Linke se ha puesto en movimiento y está organizándose para llamar al pan, pan y al vino, vino. No han buscado un nombre revolucionario, simplemente se hacen llamar "El aguijón de Leipzig". Recuerdan que tanto el SPD como Los Verdes votaron a favor de la guerra contra Yugoslavia en 1999, que defienden a los fascistas del Maidán ucraniano y que son, sobre todo Los Verdes, "profundamente rusófobos" y, de forma curiosa, los principales defensores del mantenimiento de las sanciones contra Rusia que están ahogando el campo alemán, entre otras cuestiones.

Dicen: "Acercarse a Los Verdes es traicionar las raíces socialistas de Die Linke. Ellos no conocen las necesidades de los trabajadores, o de los parados. No son otra cosa que niños burgueses con un hobby, como es ahora la cuestión de los refugiados, a quienes les da igual todo lo demás. No les hables de anticapitalismo, de injusticias, porque lo que pretenden es acomodarse lo mejor posible dentro del capitalismo. Hablan de las víctimas de la guerra civil siria pero callan cuando los refugiados han de emplearse por sueldos que están por debajo del salario mínimo".

Y plantean que Die Linke tiene que reforzar el discurso contra el euro y contra la UE y no dejar ese flanco a los fascistas de Alternativa para Alemania porque es, junto con los refugiados, donde crece dado que gran parte de los problemas de la clase obrera se deben, precisamente, a este hecho.

Muchos kilómetros más allá, es lo mismo que me cuentan mis amigos de Nottingham. Son una pareja que ha emigrado del Estado español (España, para otras latitudes) dado que llevaban dos años sin trabajo ni perspectivas de tenerlo. Allí ella -es profesora- ha logrado empleo dando clases de español en un colegio y él está comenzando a trabajar en una fábrica. Ambos dependen, como todos en Gran Bretaña, de las Empresas de Trabajo Temporal, que son quienes te ofrecen estos trabajos casi de día en día. Él, por ejemplo, no ha trabajado aún todo un mes seguido.

Pero lo que cuentan no es solo ésto, sino algo mucho más jugoso que tiene que ver con el referéndum del próximo día 23, si Gran Bretaña sigue o abandona la UE. Ya os dije que aunque las encuestas dicen que gana el Brexit, la gente se suele asustar al final y no es así. El caso de Escocia es bien palpable de ello.

Mis amigos van de vez en cuando al pub y cuentan lo que oyen: "no hay mucho conocimiento de lo que piensa la clase obrera sobre el Brexit, y lo que hay es mucha ira y mucha frustración con la UE. Ahora mismo hay casi más debate con el Brexit que con el fútbol. Y lo que preocupa son la falta de viviendas, de escuelas, los bajos salarios, los altos alquileres, la falta de un empleo seguro. Apenas oímos hablar sobre inmigrantes o refugiados y esos temores que dicen los medios de comunicación aquí no se perciben. Aquí son otros. Aquí es la precariedad laboral".

"En los últimos 30 años, y de la mano de la UE, se ha producido un ataque sostenido contra los derechos de la clase trabajadora y eso ha salido ahora a flote. Los niños burgueses, la clase media que siempre ha renegado de los obreros, habla de que si Gran Bretaña abandona la UE "será culpa de una clase estúpida, ignorante y racista". Este tipo de discurso se ha convertido en su hobby, en su pasatiempo preferido. Pero tenemos la impresión de que la clase trabajadora está viendo una posibilidad de que algo cambie en sus vidas si se sale de la UE. El Brexit ha expuesto la brecha de la desigualdad y eso no lo quieren ver los niños burgueses, pero con independencia de lo que salga eso va a seguir ahí aunque la clase obrera se habrá hecho oir y, mayoritariamente, al menos en Nottingham, votará por salir de la UE".

Dice un refrán castellano que cuando el río suena, agua lleva. Así que o bien mis amigos de Leipzig y Nottingham son de la misma cuerda que yo, que lo son, o los discursos que oyen por ahí tienen el mismo denominador común: una pauta de comportamiento de los "progresistas" que es la misma en todas partes. Y con los mismos prejuicios y desprecios.

Buen fin de semana.

El Lince

martes, 14 de junio de 2016

El camino de baldosas amarillas

El referéndum sobre la permanencia o salida de Gran Bretaña de la Unión Europea está desatando tal pánico en los capitalistas que ahora no saben muy bien qué camino tomar. Salvo uno: el de las baldosas amarillas.

Os recomiendo de manera muy encarecida un excelente libro y una no menos excelente película: "El mago de Oz". Es una de las muy raras veces en las que la película se equipara con el cuento porque, por lo general, las películas suelen destrozar a los libros en los que se basan. El cuento -hay quien lo considera una novela- se escribió en 1900, la película es de 1939. Dicen que el cuento es una alegoría entre quienes peleaban por vincular la moneda al patrón oro y quienes no. Por eso la protagonista inicia su camino hacia el mundo de Oz (oz, onza, es la medida del peso del oro en inglés) "siguiendo el camino de baldosas amarillas".

El mundo tal y como lo conocemos se está cayendo a pedazos. El capitalismo ya no se sostiene si no es con muy altas dosis de represión, cada vez menos sofisticada, y busca desesperadamente una nueva guerra con la que relanzarse. La expansión de la OTAN hacia las fronteras rusas y el enorme despliegue de la marina estadounidense en el Mar del Sur de China -que si se llama así, será por algo- son claros indicativos de cómo un Occidente moribundo se está resistiendo a morir y cree que lo podrá evitar si dispara primero.

No sé lo que ocurrirá el 23, cuando se celebre el referéndum en Gran Bretaña -y aunque las encuestas dicen que ganarán quienes quieren la salida de la Unión Europea (Brexit), recuerdo que también decían que ganarían los partidarios de la independencia de Escocia y al final la gente, aunque por muy poco, se asustó y decidió mantener el status quo-, pero lo que sí sé es que hay un pánico generalizado entre quienes tienen la pasta y que ya están siguiendo el camino de baldosas amarillas. Es decir, se están refugiando en el oro, cuyo precio va en paralelo a cómo evolucionan las encuestas sobre el famoso Brexit.


Este pánico está reforzando, aunque sea de forma indirecta, a Rusia y China, los dos países que llevan años comprando oro porque tienen la intención nada disimulada de volver a vincular a la moneda al patrón oro, como estaba hasta que EEUU decidió unilateralmetne en la década de 1970 dejar de hacerlo y convertir al dólar en la moneda de referencia a nivel mundial. Eso está empezando a ser ya historia, y a eso es a lo que también se opone EEUU. De ahí su agresividad y beligerancia porque, recuerdo, Rusia tiene decidido abrir su propia bolsa petrolera en rublos y China ya ha abierto su propia Bolsa del oro de Shangai.

La subida del precio del oro indica, además, que la idea de "otra Europa es posible" ya no la cree nadie y que hay una especie de "sálvese quien pueda" ante un barco que no solo va a la deriva sino que hace aguas por todos los lados.


Y cuando las ratas van abandonando el barco, como son unas ratas exquisitas, o sea, con posibles, lo que hacen es ir refugiándose en lo que consideran valores seguros. Y un valor seguro a lo largo de la historia ha sido el oro. En ello andan, por el camino de baldosas amarillas. Dicen que si gana el Brexit, ni el dólar ni el euro aguantarán mucho más tiempo y que el oro "será la moneda más fuerte del mundo".

En el caso de que el Brexit sea derrotado y Gran Bretaña permanezca en la UE, el roto será de tal calibre que habrá "una reacción populista en casi toda Europa e, incluso, en EEUU". De ahí que los capitalistas, grandes y pequeños, se estén refugiando en el oro porque pronostican "volatilidad de los mercados financieros, con efectos potencialmente adversos sobre la economía de la zona euro y el sector financiero". Y añaden otros dos puntos de incertidumbre: el más importante es Francia, con la posibilidad de que el fascista Frente Nacional gane las elecciones en 2017 (que es profundamente anti-UE); el segundo, de mucho menor relieve pero que sí siembra algo de zozobra, es el hipotético triunfo de Unidos Podemos en las elecciones del 26 de junio en el Estado español (España, para otras latitudes) a quien consideran "moderadamente euroescéptico".

A ver si adivináis qué gran especulador financiero está comprando oro a troche y moche. Sí, esta vez habéis adivinado: George Soros. Este tipo, financiador de las mal llamadas "revoluciones de colores", lleva semanas avisando sobre el peligro del Brexit y "las consecuencias absolutamente catastróficas a corto plazo para la economía europea que llevaría a la UE a la antesala del colapso". Y hace lo que siempre han hecho los capitalistas: comprar oro como forma no sólo de sostener un refugio seguro ante la catástrofe, sino de especular con él cuando el temporal amaine, si es que amaina porque otro que está a punto de la quiebra, como ya comenté, es el Deustche Bank (Banco de Alemania). Ayer las acciones del DB cayeron a mínimos históricos desde 2008. Justo el mismo día que el Banco Central Europeo anuncia una nueva remesa de 348 millones de euros para que las empresas privadas puedan comprar "bonos corporativos", es decir, una nueva forma de financiación de una economía que, digan lo que digan, mantiene su crisis.

El Lince

domingo, 12 de junio de 2016

La lógica Syriza

El ejemplo de Syriza no deja de crecer. El modelo a seguir por la supuesta "izquierda transformadora" en Europa, encandilada cuando Syriza ganó las elecciones en enero de 2015, sigue siendo el modelo a seguir un año y medio después incluso por la derecha clásica. Sorprendente, ¿verdad? En Francia, por ejemplo, el gobierno supuestamente "progresista" del llamado Partido Socialista, está siguiendo a rajatabla "la lógica Syriza" para destruir el fuerte movimiento sindical que está contestando la Ley del Trabajo que destroza todas y cada una de las conquistas laborales y sociales vigentes desde hace 80 años.

Los medios de propaganda franceses, en especial los partidarios de la otra derecha (antes llamada izquierda, es decir, del gobierno "progresista"), al ver que fracasan una y otra vez todo tipo de acusaciones contra el movimiento de protesta ("terrorismo social", "toma de los ciudadanos como rehenes" y lindezas similares propias de la tan defendida libertad de expresión y de la ética "informativa") ahora apelan al ejemplo de Syriza en Grecia para que el movimiento obrero y estudiantil pasen por el aro. Es lo que llaman "la lógica Syriza". La táctica consiste en dos vías: una, ir extinguiendo el movimiento de protesta haciendo concesiones económicas -que no laborales, que es lo que una gran parte de los sindicatos encabezados por la CGT reclaman- y está comenzando a funcionar parcialmente en el caso de los controladores aéreos y los profesores, no tanto en los ferrocarriles; dos, todos los ministros, intelectuales paniaguados y "sindicalistas" vinculados al poder se pasan un día sí y otro también en los medios de propaganda (antes llamados de comunicación) afirmando que "si no se aprueba esta ley ahora, cuando hay un gobierno progresista, será mucho peor la que se apruebe cuando la derecha llegue al poder" (sic). Y siguen desarrollando el argumento diciendo que la CGT y los sindicatos que secundan el planteamiento de rechazo a la ley "actúan contra los intereses de los trabajadores porque están dejando vía libre a la derecha en este campo" (sic) dado que todas las encuestas dicen que en las elecciones de junio de 2017 las diferentes expresiones de la derecha clásica, incluyendo a los fascistas, arrasarán.

Por ello, en un movimiento sorpresivo, el fascista Frente Nacional acaba de pedir al gobierno "progresista" francés la retirada de la ley "porque significa la obediencia a la dictadura de Bruselas", aunque mantiene su crítica a los sindicatos y a las movilizaciones. El Frente Nacional es consciente del masivo rechazo a la ley, sabe que el movimiento de protesta le ha dejado desnudo, que está perdiendo predicamento y tiene que reconducir su estrategia, y es lo que ha hecho.

A pesar de la resistencia masiva contra la ley, la izquierda está presa de sí misma y en una actitud abiertamente defensiva. En la práctica, actúan igual que los fascistas del Frente Nacional: critican la ley, pero al mismo tiempo se desmarcan de las acciones de rechazo que se están produciendo. Una de las expresiones más coreadas en las manifestaciones es "Tout le monde deteste la police" ("Todo el mundo odia a la policía") porque el "gobierno progresista" francés la ha dotado de un conjunto de prerrogativas que hacen que todas sus acciones queden impunes y eso está provocando un significativo aumento de la violencia policial que cada vez está dejando más víctimas y detenidos sin que haya un solo caso de sanción por brutalidad y abusos policiales. Ni siquiera contra el policía que dejó en coma a un fotógrafo en una manifestación del 26 de mayo. La prensa protestó tímidamente, pero rápida y convenientemente lo ha olvidado aunque el periodista sigue en coma. La consigna: no hay que alimentar la protesta. De nuevo un excelente ejemplo de lo que son los "valores occidentales" y la sacrosanta libertad de expresión.


La "lógica Syriza" está atenazando al Frente de Izquierda de Jean Luc Melenchon (11'10% de votos en las elecciones presidenciales de 2012). La movilización contra la Ley del Trabajo ha llegado en un buen momento para el Frente de Izquierda, que se había atrevido a dar un paso más allá del que dio Syriza hablando con claridad de la necesidad de abandonar el euro, por ejemplo, y comenzar a desmarcarse de Europa, pero la postura frente a la respuesta popular a la violencia policial le está dejando casi paralizado y ahora es casi incapaz de desmarcarse de la policía y criticar sus actuaciones. Eso está pasando factura, tanto entre la militancia, que empieza a quemar carnets, como entre simpatizantes que se ven prácticamente solos en la protesta y sin ser arropados como debiera hacerlo su organización. Incluso hay una tendencia de opinión que considera al cada vez más numeroso "movimiento antifa" (de antifascista) como "un señuelo del que se benefician con claridad las clases dominantes" porque responden a la violencia policial.

La "logica Syriza" es un cáncer que está generalizando la metástasis en el cuerpo social europeo.

Sin embargo, aún hay anticuerpos que combaten esta metástasis de "la lógica Syriza". Al igual que ocurrió con Manolis Glezos, un histórico partisano griego contra los nazis que criticó abiertamente a Syriza por rendirse a los designios de la troika, históricos luchadores de la resistencia contra los nazis en Francia han salido al paso de las acusaciones de "terrorista" que realiza "el gobierno progresista" del llamado Partido Socialista al movimiento sindical y estudiantil que viene combatiendo en las calles desde hace cuatro meses contra la Ley del Trabajo que destruye todo tipo de conquistas sociales.

El manifiesto se encabeza con un sonoro ¡Gloria a los nuevos resistentes de la CGT obrera! 

Comienza de una forma demoledora: "Mientras el mundo del trabajo hace frente con honor, con la clase obrera y el sindicato CGT a la cabeza, a la más grave ofensiva antisocial desde los años treinta y cuarenta, una campaña fascistoide de difamación nacida del odio de clase y del espíritu versallesco, véase de Vichy, inunda los grandes medios de comunicación públicos y privados. Lacayos del Estado policial, “periodistas” indignos gritan hasta la muerte contra el primer sindicato de Francia. Particularmente provocadoras son las manifestaciones de la patronal que llega a calificar a los valientes sindicalistas de la CGT de “gamberros” y de “terroristas”.

Dicen que también el régimen nazi llamó "terroristas" a los obreros, a ellos, los y las resistentes mientras que los grandes capitalistas, como Louis Renault, se enriquecían sirviendo a los nazis y destruyendo Francia mediante la reubicación de sus fábricas igual que hacen hoy y añaden una acusación al gobierno "progresista" por cómo trata con guante blanco a estos defraudadores que tienen sus capitales en paraísos fiscales mientras que trata con mano dura al movimiento de protesta. Dicen que no son los sindicalistas quienes están destruyendo el país, como dice el gobierno "progresista", sino que lo que están haciendo es "defender el patrimonio social de Francia de los matones que se han instalado en el gobierno".

Y añaden: "La resistencia comienza ahora. Nosotros, quienes hemos arriesgado nuestras vidas para liberar a Francia de la opresión nazi, que hemos visto morir a nuestros compañeros por una Francia libre, republicana, independiente y social, seguimos siendo fieles a nuestros ideales de juventud. Defendemos a la CGT, a la clase obrera en lucha y criticamos al capitalismo y sus medios de comunicación, comprometidos de forma deshonrosa en un odio de clase que es digno de Versalles y Vichy [el régimen colaboracionista de Petain con los nazis]. Nosotros nos mantenemos firmes en el camino del honor, que conduce a una Francia libre, en el camino del progreso social y defendemos a nuestros compañeros de la CGT y otros sindicatos que están luchando".

Todos los y las firmantes de este manifiesto fueron condecorados por sus acciones dentro de la resistencia contra los nazis, incluso con la Legión de Honor, la máxima condecoración en Francia. Lo encabezan León Landini, Pierre Pranchere, Enriqueta Dubois-Gastaus "Nelly", Arsenio Tchakarian, Hermine Pulvemacher, Lina Girelli, Maurice Fraysse, Elise Mazenoux...



Este es León Landini, el primer firmante.


Y éste es Arsenio Tchakarian, el último superviviente del mítico grupo antifascista conocido por los nazis como "la red Manouchian", compuesta por 60 integrantes de los que 37 eran combatientes: españoles, polacos, armenios, rumanos, húngaros, italianos y franceses. Unos valientes internacionalistas, unos valientes resistentes, liderados por el armenio Missak Manouchian, que durante dos años realizaron acciones audaces y espectaculares -incluyendo ejecuciones de generales- causando a los nazis al menos 150 muertos y más de 600 heridos. Muchos integrantes de "la red Manouchian" fueron muriendo en combates y finalmente fueron capturados casi todos los restantes componentes. Los hombres (22) fueron fusilados y una mujer, Olga Bancic, rumana, decapitada.


¡Estos abuelos siempre dándonos ejemplo!

El Lince

viernes, 10 de junio de 2016

Max, Marx, Voltaire

Vuelvo con la postura de la única organización del Estado español (España, para otras latitudes) que tiene mis simpatías: la Candidatura d'Unitat Popular. Vengo defendiéndola desde hace tiempo y ahora que estamos entusiasmados con las encuestas que dicen que Unidos Podemos pisa los talones a la derecha (PP) y se merienda a la otra derecha (PSOE) aparecen con fuerza los discursos sobre la realidad, lo posible y lo utópico (o la convicción).

Vuelvo a las discusiones con mis amiguetes entusiasmados y que me recriminan que no vaya a votar "porque hago el juego a la derecha". No lo hago porque no estoy empadronado en Catalunya, porque en ese caso está claro por quién lo haría. Si yo les digo que el votar dentro de este sistema ya es "hacer el juego a la derecha", siempre que se asuma como una cuestión estratégica y no táctica -y aquí les recuerdo que desde que Unidos Podemos está en las instituciones han desaparecido las movilizaciones en la calle-, se ponen de los nervios; y si digo que no basta cualquier cosa y que siempre hay que ir con las cosas claras, me miran como si fuese un marciano. E intento explicarles la diferencia entre la CUP y los demás.

La CUP acaba de rechazar los presupuestos de la Generalitat de Catalunya, al igual que lo ha hecho Catalunya sí que es Pot (la marca de Unidos Podemos allá) aunque por razones diferentes. CSQP lo ha hecho por la cuestión nacional, aceptando la cuestión social. La CUP lo ha hecho por las dos razones, entendiendo que no se va lo suficientemente lejos en ellas.

Aquí entra la disquisición que mantengo con algunos mis amiguetes, conocedores (superficiales) de Marx pero defensores de Max (Weber) -o Zizek, que es lo mismo- y desconocedores de Voltaire. Dicen que frente a "la ética de la convicción" hay que anteponer la "ética de la responsabilidad" porque es la única manera de avanzar en un mundo donde hay que pactar y que, en los pactos, todo el mundo tiene que ceder. Esto es Max (Weber) en estado puro y sería aceptable si fuese una cuestión táctica, pero no en cuanto se convierte en una decisión estratégica. Si les pongo el ejemplo de lo que ocurrió recientemente en el land alemán de Sajonia-Anhalt, simplemente se encogen de hombros. Aquí la estrategia de Die Linke de aproximación a la socialdemocracia (la otra derecha), es decir, moderar todas sus propuestas para conseguir el pacto (el euro, Europa o los refugiados), supuso un claro reforzamiento de los fascistas.

Pero ha historia está llena de este tipo de falacias. Sin ir más lejos, ayer hubo una buena muestra de ello. Esta dicotomía de "la ética de la responsabilidad" frente a "la ética de la convicción" es lo mismo que acaba de aplicar la ONU a Arabia Saudita, a quien ha retirado de la lista negra de violadores de los derecho humanos, en concreto el país árabe era acusado de matanzas de niños en Yemen con sus bombardeos, porque los sauditas amenazaron con dejar de pagar los fondos de programas humanitarios de la ONU como los destinados a los refugiados palestinos. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha dicho textualmente: "Tuve que considerar la perspectiva muy real de que millones de otros niños sufrirían gravemente si, como me fue sugerido, los países cortaban fondos". Eso sí, dice que "fue una de las decisiones más dolorosas y difíciles" que ha tenido que tomar. La ONU se ha plegado al chantaje, pero eso sí: con responsabilidad.

A ver, amiguetes progres, explicadme ésto y seguid justificando a Max (Weber) -o Zizek, que es lo mismo- con lo de la responsabilidad y la convicción. Esta mañana he coincidido con uno en el tren y se lo he dicho. Respuesta: se ha quedado en silencio y ha bajado la cabeza.

Así que voy al meollo: mis amiguetes -aún no siendo independentistas- defienden que la CUP tenía que haber aceptado los presupuestos de la Generalitat "porque son los más sociales en años" (eso es "la ética de la responsabilidad"). Cuando les digo que por eso mismo CSQP tendría que haberlo hecho -aún rechazando la independencia-, se callan. Y aquí entra Voltaire, al que desconocen. Voltaire dijo muchas cosas pero una debería grabarse de forma muy clara en nuestra mente: "la civilización no elimina la barbarie, solo la perfecciona". Eso es lo que está ocurriendo en Catalunya y otros lugares: alguna reforma cosmética que impida cualquier tipo de explosión social. No se plantea la eliminación de la pobreza, por ejemplo, sino su "reducción". Es lo mismo que hizo la ONU, volviendo al ejemplo anterior, cuando con sus famosos Objetivos de Desarrollo del Milenio (¿se acuerda alguien de ellos?) pretendía "erradicar la pobreza" y un tiempo después cambió el objetivo a "erradicar la pobreza extrema". La pobreza es necesaria para el capitalismo. Más que necesaria, imprescindible.

Lo que dijo Voltaire fue hace casi trescientos años y casi cien años antes de que Marx dijese que "el socialismo burgués o conservador lo que pretende es ahuyentar a la clase obrera de todo movimiento revolucionario haciéndole ver que lo que a ella le interesa no son tales o cuales cambios políticos, sino simplemente determinadas mejoras en las condiciones materiales, económicas, de su vida" (esto aparece, textual, en "El manifiesto comunista").

Porque de lo que se trata no es de hacer asistenciacionismo con "las clases más desfavorecidas" (caridad, en la terminología cristiana) como han hecho Venezuela o Brasil y proclaman algunos en Europa. Pregunté a mis amiguetes si se habían molestado en oír a la CUP o sólo hablaban de oídas de lo que alguien decía que había dicho la CUP. Nadie lo había hecho, lo que dice muy poco en su favor. En castellano eso es "hablar por boca de ganso", o sea, repetir lo que otro ha dicho y que, en este caso, es lo que transmiten los medios de propaganda (antes llamados de comunicación).

La CUP dijo que en el proceso de reestructuración del capitalismo que estamos viviendo se están diseñando sociedades donde la emergencia social se cronifica y se convierte en una realidad de miseria para millones de personas, y que los instrumentos de política económica de las instituciones públicas se convierten en parte del problema porque se basan en un modelo de capitalismo que asegura sus beneficios a base de incrementar la pobreza y la desigualdad. Y dijo algo de Perogrullo: "la política pública hoy se ha convertido en la política de la gestión de la miseria dejando cada vez mayorías crecientes de la población a la intemperie, al abrigo de la caridad".

¿Queremos caridad o queremos justicia social y dignidad colectiva, como se proclama? Porque son dos cuestiones incompatibles. No hay que resignarse a ser simples gestores de la miseria. No se puede considerar alguien de izquierda si se acude a pactar políticas públicas que sirven a los intereses de los poderosos y que suponen -aunque sea algo dulcificada- la cronificación de la pobreza y la desigualdad como elementos estructurales de la sociedad. Esto es Voltaire en estado puro.

La CUP no oculta nada, va de cara tanto en sus asambleas como en sus posiciones; no esconde lo que es ni lo que pretende. Es anticapitalista y con un fuerte componente comunista entre sus bases, y eso en unos momentos en los que el comunismo -como el socialismo-  dicen que ha desaparecido. La CUP tiene muy claro que utiliza el Parlament para explicarse, "para mostrar con hechos y no palabras ni gestos cuál es nuestra apuesta de país y de cómo avanzar para alcanzarlo; para demostrar que los pasos hacia la independencia son irreversibles y que justamente el ejercicio de nuestro derecho a decidir pasa por no admitir el chantaje de tener que hacer frente a la realidad social de nuestra sociedad con unos recursos castrados por la austeridad. Para nosotros lo que hay que expresar con los presupuestos es que la sociedad catalana no está dispuesta a ver sufrir ni de hambre ni de frío, ni de falta de vivienda y escuela a nadie, y este es el motivo para no aceptar unos presupuestos impuestos que justamente la condenan a todos estos sufrimientos y sólo nos ofrecen las migajas para hacerle frente".

Que los presupuestos tumbados eran menos austeros que los anteriores es cierto, pero también lo es que podían haber sido mucho más sociales y no lo han sido por una cuestión de clase. De nuevo la clase, esa lucha de clases que, dicen, no existe. Mientras la desigualdad crece y se cronifica la respuesta no son más o menos migajas. Mientras no se cuestione a Europa, véase el caso de Grecia con Syriza, la pregunta es ¿cuánta democracia aguanta el capitalismo? La respuesta es sencilla: lo que aguante su bolsillo. Si les tocas el bolsillo, se acabó la democracia. Esto es Marx en estado puro.


El Lince

miércoles, 8 de junio de 2016

¿De verdad EEUU es la referencia para el mundo?

No, en absoluto. El mundo no quiere a EEUU. Ni lo que representa, ni sus valores, nada de nada. Por mucho que se sigan viendo las películas de Hollywood.

Gallup, ese instituto que pasa por ser el de mayor fama en las encuestas, ese que se sorprendía porque los jóvenes estadounidenses prefiriesen el socialismo y el comunismo al capitalismo y que decía que no entendía "lo que pasaba por la cabeza de estos jóvenes", acaba de publicar su "Informe global de liderazgo de EEUU-2016" y los resultados son abrumadores: el 55% del planeta no quiere ver a EEUU ni en pintura. Igual va ahora Gallup y dice que no entiende lo que pasa por la cabeza de la mayoría de la población del planeta. Y eso que falta una parte muy importante de la población del planeta que no aparece en su informe: China.

EEUU sólo tiene buena imagen... a ver si adivináis. ¿No? En todos los países de Europa. Única y exclusivamente y también por los pelos. En ningún otro continente hay esa unanimidad. Los porcentajes más altos los tiene Kosovo (85%), como no podía ser de otra manera, seguido por la República del Congo (80%), Albania (74%), Camboya (74%) y el Reino Unido (65%). Fuera de estos porcentajes hay mucha tela que cortar, hasta llegar a ese significativo 45% de países del planeta que, como digo por los pelos, tienen buena imagen de EEUU.

La encuesta se hace pública en unos momentos en que están en marcha las llamadas elecciones presidenciales y se trata de "situar" al sucesor de Obama "ante la realidad" de la política exterior y del papel de EEUU en el mundo. No sorprende, por lo tanto, ver cómo dice Gallup que EEUU ha perdido el 12% de amigos en todo el mundo durante la presidencia de Obama. A tenor de los resultados, parece que famoso Premio Nobel de la Paz con el que inauguró su mandato no le ha servido para mucho. Lógico, no hay más que hacer un repaso a las guerras que ha impulsado directa o indirectamente.

¿Queréis más datos sorprendentes? Pues ahí van. Hay un dato que tengo que reflejar, como he dicho antes, porque por más que lo he buscado en la encuesta no lo he visto: no hay ni una mención a qué opina la población china. Así que solo se me ocurren dos razones: que Gallup no ha indagado por ahí (improbable), o que lo haya hecho y se haya asustado al constatar que el resultado sería superior a ese fantástico 89% de rechazo a EEUU que ofrece Rusia y por eso no aparece ninguna referencia a China. En unos momentos en los que EEUU vuelve a violar -y van...- los principios del llamado "libre mercado" que reclama a nivel mundial imponiendo la prohibición total de importación de acero chino, no creo que los chinos tengan buena imagen de EEUU en absoluto.

Estos son los diez países donde la imagen de EEUU está, literalmente, por los suelos. Como os he dicho, en el 55% de los países del planeta no se soporta a EEUU pero no con estos porcentajes aunque sí con un rechazo superior al 50% de la población:
Con estos porcentajes, preguntaos qué influencia y qué presencia -más allá de los medios de propaganda occidentales- tienen en la población los "demócratas" o los "liberales" prooccidentales en Rusia, por ejemplo. O en Egipto, donde ese también sorprendente 62% de rechazo tal vez sirva para interpretar la famosa revuelta de la Plaza de Tahrir. Significativa es la proporción en Siria (lo que nos lleva a la famosa "contra" extremistamente moderada o moderadamente extremista que apoya EEUU y todo Occidente) y en Irán, aunque con un rechazo menor del que se podría pensar. En el caso de Irán, es notoria la influencia del actual presidente, Rouhani, que no solo aplica una política económica neoliberal con un fuerte respaldo de EEUU, y que está encandilando a la burguesía metropolitana, especialmente de Teherán, sino que hace todo lo posible por "occidentalizar" el país.

Como es lógico nada de todo esto se comentará en los medios de propaganda. Si fuese al revés, que la población del planeta tuviese una imagen negativa de Rusia o de China en esos porcentajes, a buen seguro que estarían semanas dando la murga con ello, pero que el planeta no quiera ver a EEUU ni en pintura hay que ocultarlo. No deja en buen lugar al país que -Obama dixit- "tiene que liderar el mundo".

Ya sabe quien le suceda lo que tiene que hacer para que entren en razón quienes no ven bien a EEUU y aceptar su liderazgo: o lo hacen por las malas o por las malas. A raíz del aniversario del lanzamiento de la bomba atómica sobre Hiroshima se ha preguntado en otra encuesta a los estadounidenses si aprobarían algo similar contra otra ciudad y el 59% ha respondido que sí. Y luego van y se extrañan de que no amen en el planeta a estos "defensores de la libertad". Un ejemplo: la candidatura anti-base de EEUU en Okinawa (Japón) logró ayer 27 de los 48 escaños a la gobernación de la isla. Tanto el gobierno japonés como EEUU van a tener un problema gordo para mantenerla.

Desde luego, si es Clinton nos vamos a enterar con esta asesina de masas como dejó bien probado en Libia. Cada vez cobra más importancia el concepto de guerra híbrida (combinación de la guerra clásica con la financiera y las famosas "revueltas") del que dije que os hablaría y que, visto lo visto, se va a convertir -lo está siendo ya- en la nueva modalidad de agresión de EEUU y sus vasallos para que el mundo vuelva al redil en el que ha estado desde la desaparición de la URSS.

La encuesta de Gallup certifica lo que solo los incautos, los ingenuos y quienes están cómodos en el discurso del "imperio" no ven: la hegemonía occidental, representada por EEUU como cabeza visible, está desapareciendo cada segundo que pasa.

El Lince

lunes, 6 de junio de 2016

La OTAN gana por fin una batalla

En ejército de la OTAN, Turquía, está arrasando ciudades kurdas sin que los muy democráticos occidentales hayan dicho una palabra sobre ello. La OTAN ha ganado ¡por fin! una batalla. Todas aquellas personas que vienen diciendo esa soberana estupidez de que "otra Europa es posible" si no son conscientes que no hay posibilidad alguna de que ésto sea así mientras se forma parte de la OTAN son co-responsables de las muertes y de la destrucción que ha conllevado ganar esta batalla. Todas aquellas personas que siguen manteniendo que "otra Europa es posible" sin plantear la salida de la OTAN son colaboradoras necesarias de la matanza que se ha producido en Nusaybin. Los pocos residentes de la ciudad que pudieron abandonarla antes de la entrada de las tropas de un ejército de la OTAN, el turco, hablan de ejecuciones sumarias de al menos 20 milicianos y milicianas.

Os dije hace poco que tras 74 días de una heroica y ejemplar resistencia un ejército de la OTAN, Turquía, se había hecho con el control de la ciudad kurda de Nusaybin. La supuesta progresía calla, seguro por ignorancia, lo que ya dice mucho de qué tipo de progresía es. Un ejército de la OTAN, Turquía, acaba de hacer públicas las fotografías de Nusaybin. No son fotos hechas por los resistentes. Son fotos oficiales del ejército de la OTAN, el turco.



La destrucción de la ciudad es evidente. Es de tal calado que uno de los medios de propaganda turcos, Cumhuriyet, afín a los "socialdemócratas" del Partido Republicano del Pueblo, avisa al gobierno que tiene que proceder a "una rápida reconstrucción" porque en caso contrario "la derrota de los terroristas del PKK se convertiría en victoria". Pero esta es otra historia, porque el gobierno turco quiere "repoblar" estas ciudades que va arrasando con ciudadanos sirios de los que están refugiados en su territorio para así "deskurdistizar" la población. Este es el plan alternativo turco al envío de refugiados a Europa si hay acuerdo con la Unión Europea sobre cortar el flujo de refugiados.

Con la destrucción de Nusaybin la OTAN ha ganado por fin una batalla. La OTAN, a través de uno de los ejércitos que la componen, ha demostrado que es muy valiente y eficaz contra civiles y milicianos. Otra cosa es cuando se tenga que enfrentar con los rusos o los chinos.

La OTAN es muy democrática y muy defensora de los valores occidentales, como es bien sabido y lo acaba de demostrar a través de uno de sus ejércitos. Lo que ha ocurrido en Nusaybin, lo que está ocurriendo en las ciudades kurdas del sur de Turquía, el llamado Kurdistán Norte, es una muestra fehaciente de que esto es la OTAN. Esto es Europa, esto es EEUU, esto es Canadá y esto son todos los países que están o quieren estar en la OTAN. Luego no hay "otra Europa posible" formando parte en la OTAN. Es una cuestión no ya de sentido común, sino de decencia.

Un ejército de la OTAN, el turco, acaba de decir que en "la operación antiterrorista" que mantiene desde comienzos del año (o sea, la misma denominación que da el gobierno fascista de Ucrania para referirse a la agresión al Donbás) "han muerto cerca de 5.000 terroristas". Por otra parte, y aunque los datos de las pérdidas propias están prohibidas en Turquía, sectores de la izquierda turca han filtrado que "unos 500 policías y militares" han muerto en este tiempo. Desde luego, cada vez son más las acciones de la guerrilla de las Fuerzas de Defensa del Pueblo (HPG), la estructura militar del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), y es más que probable que la cifra sea cierta.


Un ejército de la OTAN, el turco, acaba de declarar el estado de sitio en 10 localidades kurdas, lo que supone dejar a las poblaciones sin suministros básicos como la luz, la electricidad y el agua. Un ejército de la OTAN, el turco, tiene absoluta impunidad para hacer y deshacer en estas localidades, de las que la de mayor importancia es Diyarbakir. Pero tranquilidad, la muy democrática OTAN volverá a ganar otra batalla a mayor gloria de Occidente y sus valores.

El Lince