sábado, 28 de noviembre de 2015

Uno empieza a ser muchos

Voy a hacer un alto en Siria para contaros una buena noticia, de cuando uno empieza a ser muchos. En octubre de 2014 os hablaba de una singular victoria del pueblo indio de Mehdiganj al lograr cerrar la planta que Coca Cola tenía instalada allí. Un año más tarde vuelvo a hablaros de cómo el ejemplo de Mehdiganj se ha extendido por toda la India.

Al calor de esta victoria de Mehdiganj, el gobierno indio se vio obligado a establecer nuevas regulaciones para regular el uso de las aguas subterráneas por parte de las industrias y, en particular, de las industrias de bebidas y de papel, Esto ha ocurrido el 16 de noviembre. No es que el gobierno indio se haya dado mucha prisa, precisamente, pero ahí está la ley. Sin embargo, los Panchayats, los Consejos de Aldea están diciendo que no, que no es suficiente.

Siguiendo el ejemplo de Mehdiganj, 18 Panchayats cercanos a esta localidad han decidido presentar sus propias demandas contra Coca Cola por robo de agua subterránea dado que en tanto que economías agrarias necesitan las aguas subterráneas para satisfacer la mayoría de sus necesidades para riego de tierras y bebida para el ganado, además de para los propios habitantes como agua potable.

Recuerdan, también, la contaminación de las aguas puesto que gracias a la lucha de años llevada a cabo por Mehdiganj se comprobó que las bebidas embotelladas por Coca Cola, no sólo de esta marca, contenían 30 veces más pesticidas que los considerados seguros por las normas de la Unión Europea, por poner un ejemplo. Los niveles eran tan altos como para provocar cáncer, daños en los sistemas nerviosos y reproductivos, defectos de nacimiento y trastornos del sistema inmunológico. Eso provocó que la India obligase tanto a Coca Cola como a Pepsi Cola detallar la composición química de sus productos.

Así que no debe extrañar, tampoco, que los agricultores de la India utilicen normalmente Coca Cola como anti-plaguicida en sus campos. Eso ocurre en el estado de Chhattisgarh y dicen, con toda lógica: "sabemos que al usar Coca Cola como pesticida no estamos haciendo algo al 100% natural u orgánico, pero ciertamente debe ser más seguro que otros venenos, además de ser más barato y funcionar igual de bien".

Los 18 Panchayats cercanos a Mehdiganj consideran que "Coca Cola se aprovecha de las aguas subterráneas a expensas de los pobres, las mujeres, los niños, los agricultores y el ganado".

Coca Cola no lo tiene fácil en la India. Pese a utilizar el mismo discurso que en cualquier otra parte, por ejemplo en el Estado español (España, para otras latitudes) sobre que es respetuosa con el medio ambiente, que proporciona puestos de trabajo, que hace "obra social" (en India dice "obras de caridad"), etc., etc. los indios no se han amedrentado y han conseguido que se cierren varias de las 58 plantas embotelladoras que tiene en ese país. Ya son otras tres las que han tenido que cerrar tras la victoria de Mehdiganj, la última en abril de este año en el estado de Tamil Nadu.

Coca Cola suele comprar sindicalistas, trabajadores -asustados ante la posible pérdida del puesto de trabajo-, científicos, periodistas, políticos... Cada vez que hay alguna sentencia en su contra, alguna movilización en su contra, algún estudio científico en su contra siempre sale alguien a defender a la multinacional. También en la India. Coca Cola lleva décadas jactándose de que cuando aparece un estudio crítico sobre ella, de inmediato presenta un contra-estudio que impugna las conclusiones del crítico.

Pero lo que no puede controlar es la actitud del pueblo indio, que no se deja doblegar con tanta facilidad como el europeo, por ejemplo. Con campañas muy humildes, la crítica contra Coca Cola va ganando terreno. Estos son algunos de los carteles que se utilizan.



En los lugares donde Coca Cola tiene sus plantas embotelladoras está citando a los pobladores a reuniones en las que pretende explicar que no termina con el agua subterránea, que su presencia allí es "positiva para todos". Pero los pobladores no tragan. En la zona de Perundurai otros 23 Panchayats se negaron a acudir a una de esas reuniones. En Chennimalai fueron otros 18 Panchayats los que rechazaron a Coca Cola. Estos pueblos están en Tamil Nadu. Las pérdidas para la compañía se estiman en unos 216 millones de rupias (moneda de la India), casi la misma cantidad en euros.

En un país en el que la población sigue siendo eminentemente rural, con un porcentaje cercano al 70%, es decir que unos 800 millones de indios viven en y del campo, la cuestión del agua es vital. La escasez de agua provoca que muchos millones de agricultores se vean obligados a emigrar a las ciudades cuando ven cómo sus cultivos decrecen año tras año y sus tierras son hipotecadas o son desahuciados de ellas por los bancos. Las aguas subterráneas son vitales para el día a día.

La escasez de agua no es un problema exclusivo de la India. Como tampoco lo es la mala gestión y los intentos de privatización que se están produciendo en todo el mundo. Pero los pobladores de las zonas rurales de la India nos están dando una lección de cómo hay que comportarse.


El Lince

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada