domingo, 26 de febrero de 2017

Tres, eran tres...

... las hijas de Elena, y ninguna era buena. Es una canción popular española de origen desconocido. Hay quien dice que se remonta a la Edad Media y que habla de tres prostitutas. Hay quien dice que es más reciente y que se refiere a aquellas personas que no dan ni una en sus hábitos, laborales o de otro tipo. En la década de 1970 el incipiente movimiento feminista del Estado español la utilizó en la versión de uno de los grupos que deberían tener un lugar preferente en la canción local: Vainica Doble. Gloria y Carmen, Carmen y Gloria rompieron estereotipos y tópicos. Tuve la suerte de conocer a Carmen unos años antes de que muriese (2000) y era encantadora. Estábamos en casa de su hermana Elena, que también fue otra pionera, en este caso de los programas de cocina (Con las manos en la masa) que hoy tienen tanto éxito.

Pero, sobre todo, Vainica Doble -grupo del que muchos artistas se reclaman seguidores o del que han recibido influencias- reivindicó el papel de la mujer. Tened en cuenta que era en pleno franquismo y lo que hacían era muy novedoso. Su tema "Tres eran tres las hijas de Elena" fue la sintonía de cabecera de un programa de televisión de la época.


A años luz de Vainica Doble está hoy de lo que voy a hablar: la "contra siria". Pero el tema me sirve para referirme a las conversaciones que se van a celebrar en Ginebra, otra vez.

Son tres los grupitos de la "contra" que acuden a la conferencia: el grupo de Riad (que ya sólo con el nombre pone de relieve a quién sirven y a qué intereses), el grupo de El Cairo (que ni fu ni fa, pero que están en la sintonía de Turquía) y el grupo de Moscú (que son quienes o no apostaron por el levantamiento armado o quienes han renegado de él) y son los preferidos de Rusia.

Ni qué decir tiene que están a la greña unos y otros, que no hay una representación única y que todo ello va a poner muy difícil que de este nuevo encuentro, denominado Ginebra IV, salga algo positivo.

El grupo de Riad sigue insistiendo en eso de que "Assad debe irse". Están perdiendo la guerra, pero sus patrocinadores siguen insitiendo en algo que, sobre el terreno, es irreal. El gobierno sirio recupera terreno y se fortalece cada día que pasa, mientras que las organizaciones que forman parte de este grupo de Riad pierden terreno a cada momento y sólo pueden actuar con ataques suicidas, como se ha puesto de relieve hace poco en Homs.

El grupo de El Cairo dice que Assad debe irse, pero que puede tener aún un papel que jugar en un proceso transitorio que nunca debería sobrepasar los 18 meses. También dicen que Rusia y el gobierno tienen que parar los ataques aéreos "por completo", es decir, también contra los grupos de la "contra" que no se sumaron al acuerdo de cese de hostilidades. Con esta petición quieren reducir las tensiones que han surgido en la "contra", donde hay una guerra abierta entre unos y otros que sólo en los dos meses de este año ha causado ya un mínimo de 251 muertos a unos y otros.

El grupo de Moscú considera ahora a Assad como un mal menor ante la amenaza de los yihadistas.

El grupo de Riad dice que son ellos quienes tienen que llevar la voz cantante en Ginebra IV. El grupo de El Cairo dice que lo ideal es que se hubiese llegado aquí con una sola voz, pero que "el formato multilateral también es una manera de resolver los problemas". El grupo de Moscú dice que lo prioritario ahora es llegar a algún tipo de acuerdo que ponga fin a la crisis "porque su continuación sólo sirve a los fines del terrorismo con el apoyo internacional".

Para poner a prueba a unos y otros, Rusia les ha pedido que condenen los atentados suicidas (40 muertos) de Homs. Sólo el grupo de Moscú lo ha hecho. Por cierto, el representante de la ONU también, pero no así los otros grupos de la "contra" (ni tampoco sus patrocinadores).

Así que en esta situación es en la que va a comenzar Ginebra IV. Esperar que salga algo de ahí es como pedir peras al olmo, a pesar de los éxitos previos de Astaná.

Junto a ello influye la situación internacional. Turquía está siendo de nuevo cortejada por EEUU (las zonas seguras, que dice Trump), pero tiene que mantener el tipo con Rusia tras el acuerdo entre los dos países. Si bien Rusia no protestó, o lo hizo con la boca pequeña, cuando Turquía invadió Siria por Jarablús sí es cierto que le ha puesto a Turquía límites claros de hasta dónde puede y no puede llegar. Lo ocurrido recientemente en Al-Bab, donde los turcos y sus vasallos de la "contra" lograron controlar la ciudad la semana pasada después de más de dos meses de asedio son una buena muestra.

Para mí, y para muchos otros -entre ellos mis amigos turcos y kurdos, con quienes he estado hablando estos días- es evidente que el control de la ciudad de Al-Bab sólo fue posible tras un acuerdo entre Turquía y el llamado Estado Islámico, que aceptó retirar sus fuerzas de la ciudad apenas sin peleas. En el tiempo que hubo esa lucha, el llamado Estado Islámico causó cerca de 400 muertos a los turcos y a sus vasallos de la "contra", como han reconocido ellos mismos. Un ataque a la ciudad hubiese multiplicado por dos o por tres las bajas, algo inaceptable para Turquía y su "opinión pública". Turquía se vio obligada a dar este paso por la premura de tiempo: Ginebra IV estaba a la vuelta de la esquina y tenía que presentar algún logro para reforzar a su gente en esa mesa, dado que también le presionaban porque si se mantiene el alto el fuego (el resultado de Astaná) a cambio de nada es perjudicial para esa parte de la "contra".

Turquía hizo un movimiento hacia EEUU al amenazar con que primero sería tomada Al-Bab y luego Manbij antes de llegar a Raqqa, la considerada "capital" del llamado Estado Islámico. Ese movimiento fue cortado de raíz por Rusia, que dijo que esas eran palabras mayores. Y lo mismo hizo Siria, que lanzó una ofensiva sin precedentes en toda esa zona que ha permitido la recuperación de gran cantidad de territorio en un mes, hasta llegar a enseñar los dientes a Turquía con la toma, hoy, de la ciudad de Tadif, a menos de tres kilómetros de Al-Bab. Mis amigos dicen, textualmente, que "los sirios tienen autorización del alto mando (léase Assad) para atacar a los turcos y sus proxies si hay algún movimiento sospechoso que indique algún avance". En el mapa de más abajo, en azul, la zona reconquistada por el ejército sirio en este mes.



El objetivo es claro: cortar el hipotético camino de los turcos y sus vasallos hacia Manbij (el objetivo más inmediato) y Raqqa, mucho más lejano. Por si acaso. 

Así están las cosas por ahora. Turquía da la impresión de estar jugando a dos barajas, con Rusia y con EEUU o, para ser exactos, intentando fortalecer su nuevo papel de potencia sunnita frente a Arabia Saudita y Qatar, a quienes está haciendo guiños claros como la retórica anti-iraní hablando, por ejemplo, del peligro del "nacionalismo persa" y de lo que supone para la región.  

Por supuesto que Irán no se ha callado y el contraataque no ha podido ser más claro al acusar a otros, como Turquía y los sauditas, de "apoyo directo e indirecto a organizaciones terroristas". 

Y la respuesta de Turquía ha sido reunirse en Munich en la Conferencia Europea de Seguridad con EEUU afirmando ambos países que no iban a permitir a Irán "socavar la estabilidad en la región". Irán ha protestado oficialmente ante esta acusación.

Por lo tanto, es más que previsible que Ginebra IV tenga el mismo valor que las reuniones anteriores: ninguno. Ya se está asistiendo a una intensificación del enfrentamiento militar, con los ex-Nusra atacando en Daraa (por ahora, sin resultados), al llamado Estado Islámico en Deir Ezzor, y con los del grupo de El Cairo en el oeste de la provincia de Alepo. O sea, de nuevo todos contra el gran enemigo: el gobierno sirio. Sólo que ahora todos ellos están mucho más débiles que hace un año y medio, cuando terminaron las conversaciones de Ginebra III, y controlan mucho menos terreno.

Un último dato: parece que los kurdos van a cumplir su palabra de acudir en apoyo de los sitiados de Deir Ezzor. En las últimas dos semanas han avanzado mucho por esa zona, hasta situarse a escasos 40 kilómetros de la ciudad que el gobierno sirio mantiene desde hace cinco años, resistiendo el cerco y asedio constante del llamado Estado Islámico. Estas son las tres direcciones de su ofensiva: arriba Raqqa, abajo Deir Ezzor.


Por cierto, los kurdos siguen sin estar presentes en las mesas de Ginebra. Sin embargo, el pasado 15 de febrero Moscú acogió una Conferencia Nacional pan-kurda con asistencia de kurdos turcos, sirios e iraníes. Es un aviso evidente de Rusia de lo que puede hacer y hay que recordar que este país fue el primero que abrió una oficina, casi una embajada, kurda ya hace un año. Es muy significativo que la conferencia se celebrase en el 18 aniversario de la captura de Abdulá Ocalan, el histórico dirigente del PKK, por parte de Turquía. No hubo presencia oficial rusa en la conferencia, pero el contacto de Rusia con los kurdos es habitual. 

El Lince

viernes, 24 de febrero de 2017

De un terror que da risa a la fase psicótica

Una de las peores películas de la historia del cine se llama "Nación zombie". No tendrá más de trece o catorce años, pero los diálogos son pura basura, los efectos especiales de risa y el argumento absolutamente delirante. Pues eso y mucho más es lo que acaba de hacer la Unión Europea (un conjunto de zombies) en la 53 Conferencia Europea de Seguridad que se celebró la semana pasada en Munich (Alemania).

De la del año pasado os hablé aquí. Entonces parecía que había algún atisbo de racionalidad. Ahora ya no hay ninguno. El documento aprobado ahora va en dos direcciones: desde un terror que da risa hasta entrar en una fase psicótica que ya es endémica. Y luego van los mal llamados progres, a quienes yo denomino wahabíes seculares, y siguen insistiendo en esa estupidez de que "otra Europa es posible". Pues nada, que vean la película.

Pero como no ha salido nada, ninguna critica siquiera en los medios de propaganda que tanto les gustan, les comentaré con algo de extensión el argumento de esta mala película que ha supuesto la 53 Conferencia Europea de Seguridad.

El documento tiene un título sugerente, casi como la película: "¿Post-verdad, post-Occidente, post-Orden?". Pero ya en el primer párrafo te dan ganas de dejar de seguir leyendo. Como cuando estás a punto de levantarte de la butaca y abandonar la sala de cine. Sin embargo, aguantas por aquello de que has pagado la entrada.

1.- La UE dice que "el mundo se enfrenta a un momento aliberal" (sic), porque "en el Oeste y más allá" -no me digáis que no mola esta frase de otra película, Toy Story- "las fuerzas aliberales están ganando terreno". En el Oeste, por "la aparición de movimientos populistas que se oponen a elementos críticos del status quo liberal-democrático". En el más allá, porque "las sociedades occidentales son desafiadas por regímenes aliberales que intentan poner en duda la democracia liberal y debilitan el orden internacional". Y frente a todo ello "los estados occidentales mismos parecen estar reacios y no son capaces de afrontar con eficacia las mayores crisis de seguridad, con Siria como ejemplo principal".

Que en el primer párrafo del documento aparezcan tantas veces las palabras liberal y aliberal (bonito hallazgo, podían haber dicho anti-liberal, pero tal vez eso les ha parecido demasiado fuerte) indica lo que hace miles de años dijeron los romanos: excusa non petita, acusatio manifesta. O sea, excusa no pedida, acusación manifiesta. O dicho de otra manera, dime de qué presumes y diré de qué careces.

Este zombie que es la UE se retrata solo. No esperéis ni una miserable autocrítica (¡ni se les ocurre, eso es marxismo!) por su comportamiento en todos estos años, por cómo han arremetido contra sus propios pueblos con la famosa crisis, con cómo han destruido todo el famoso "estado del bienestar" que se vieron obligados a construir mientras existía la URSS... No, nada es culpa de ellos. La culpa es...

2.- Del "desafío populista y anti-globalista en Occidente", que ha instalado "la política del miedo en un mundo posterior a la verdad". Que haya dinero para los bancos y no para las personas es populismo, ya se sabe, como lo es el que la gente tenga miedo a que le quiten su casa (deshaucio) a no poder pagar la calefacción, o la luz (véase lo que os conté del Ayuntamiento de Barcelona y de cómo los jueces han dado la razón, por ahora, a las compañías eléctricas), o...

3.- En este año transcurrido, la moribunda UE se ha dado cuenta de que hay "un rechazo profundo del statu quo", como se ha demostrado en las elecciones en varios países y en las que "el stablisment recibió grandes palos". Pero la culpa se reparte a medias entre los "partidos populistas" y los "factores económicos" que, no obstante, son quienes explican el auge de los populistas porque -¡mira tú por dónde!- "los ingresos de la mayoría de los ciudadanos de las economías industrializadas se han estancado o disminuido entre 2007 y 2014". A tenor de este mal guión de esta mala película, eso ya es historia y ahora ya no hay por qué ni pensar ni actuar así. Pero...

4.- Viene Trump y lo complica todo. Su triunfo en EEUU ha puesto patas arriba el frágil andamiaje de la moribunda Europa -sobre todo porque todos los países zombies que la componen apoyaron, sin excepciones, a Clinton- dado que ahora ya no sabe a qué carta quedarse puesto que Trump "se suma a la oleada populista atacando el llamado globalismo".

5.- Si hasta el gran padrino (EEUU) está en esta línea no es de extrañar que "los regímenes aliberales del exterior (ese más allá de antes) formen un desafío formidable a los principales elementos del orden internacional liberal".

6.- El primero, "el orden económico internacional" porque, entre otras cosas, "las negociaciones en la Organización Mundial del Comercio se han estancado y parece que el proteccionismo puede volver". Un dato: el pasado 16 de diciembre se cumplieron 15 años desde que China ingresó en la OMC. Aunque fue un ingreso a medias, porque se estipuló que no sería miembro de pleno derecho hasta transcurridos 15 años. Esa fecha se cumplió ese 16 de diciembre, pero la OMC no ha cumplido su propia normativa dado que no considera a China una "economía de mercado". O sea, lo mismo que hace el FMI cuando otorga créditos a Ucrania en contra de su propia normativa, como ya os he contado en más de una ocasión, la última hace unos pocos días. Y luego los "liberales" de la moribunda UE, esos zombies andantes, se quejan del "desafío formidable a los principales elementos del orden internacional liberal".

7.- Eso significa que "las instituciones multilaterales en el corazón del orden internacional están en peligro". La culpa, de nuevo de Los Otros (mira tú, otra película). "La debilidad de las instituciones clave es el resultado de la creciente influencia de las grandes potencias no democráticas", que presionan para "implementar cambios normativos" sobre todo "contra algunos de los desarrollos más progresistas" como "la responsabilidad de proteger" (sic). Es decir, el famoso "derecho de injerencia" que tanto gusta a Occidente y que puso en marcha en Yugoslavia, en Kosovo, en Irak, en Libia y que paró Rusia en Siria. ¿Recordáis el párrafo del principio? Pues ya los zombies de la UE están señalando al malo.

8.- Sin embargo, puede -sólo puede- que también hayan sido los propios zombies de la UE quienes hayan contribuido a ello porque "se puede haber presionado demasiado" en algunos temas, como la propia "responsabilidad de proteger", o "no haber cedido suficiente espacio para las potencias emergentes dentro de ese orden".

9.- Esto ha llevado a que "algunas de las instituciones centrales son cada vez más cuestionadas dentro de los países occidentales". Y una de ellas es la OTAN, "que desde su creación ha sido un pilar central del orden dirigido por Occidente y crucial eslabón de seguridad que conecta a los EEUU, Canadá y los aliados europeos". Un sibilino palito a Trump, aunque su vicepresidente vino a esta conferencia a tranquilizar un poco a los zombies europeos.

10.- Así que hay que arreglarlo pronto porque los desafíos son importantes y no ayuda a resolverlos comentarios como los de Trump diciendo que la OTAN es obsoleta. Y hay que arreglarlo pronto "para hacer frente al Brexit, a la oleada populista, a la crisis de los refugiados, a una posible crisis del euro, a los ataques yihadistas y a una Rusia revisionista". 

Por si no habéis caído en la cuenta en una primera lectura, os recalco tres asuntos: oleada populista, posible crisis del euro y Rusia. O sea, lo que os comenté de que la OTAN está reorganizándose para atacar a su propia gente, o sea, a nosotros. Es la primera vez que se habla con tanta franqueza de la crisis del euro, por lo que los wahabíes seculares (antes llamados progres) ya no tienen ninguna excusa para no abordar el tema de la salida del euro. Siempre han tenido mucho miedo a tocar este tema, pero ahora sus mayores ya lo reconocen, así que hala, chicos y chicas que os consideréis progres, a la tarea.

11.- Esa panda de zombies que es la UE pide de forma abierta a Trump que no haya acercamiento alguno a Rusia "porque ha violado principios clave que rigen la seguridad europea". Que la OTAN rompiese el acuerdo con el odiado (por los rusos) Gorbachov no viene a cuento. La amenaza es de Rusia y no al revés. Es por ello por lo que esa panda de zombies que es la UE recuerda que "varios líderes europeos advirtieron a Trump que un acuerdo con Putin no traerá la paz. Por el contrario, hace que la guerra sea más probable".

12.- Como las cosas han llegado a este extremo, "el orden internacional liberal está, en principio, abierto a acomodar a las potencias ascendentes y puede adaptarse a las circunstancias cambiantes". Parece un giro argumental para mantener la tensión de la sala, pero no. "Estamos en una nueva era marcada por mayores tensiones y, posiblemente, conflicto entre las principales potencias del mundo. Si el orden actual se está desvaneciendo ¿no hay nadie para protegerlo?". ¡Tachán! El climax sube y la frase final es de las que hacen época: "El mundo está a punto de descubrirlo". ¡Más OTAN, es la guerra!

En fin, que me alargo, así que voy a ir resumiendo. Para esa panda de zombies que forman parte de la UE, en esta 53 Conferencia Europea de Seguridad se han establecido unos cuantos grandes problemas o temas de especial relevancia.

a) Trump. La UE  no sabe si va a continuar con la política de Obama, si va a enfrentar a Rusia y China o si va a acentuar "la pérdida de peso de las instituciones lideradas por EEUU en el orden internacional".

b) China, que "reacciona exageradamente" casi a cualquier cosa, desde la política monetaria a las tensiones internacionales (recuerdo la bronca por el Mar de China Meridional). "Eso podría suponer que el 2017 sea un año peligroso" (sic).

c) Merkel. "Su fuerte liderazgo, que ha demostrado ser indispensable para Europa, se enfrentará a retos este 2017, desde las elecciones en Francia a las finanzas de Grecia y las negociaciones del Brexit hasta las relaciones con Rusia y Turquía. Aunque es probable que gane las elecciones, su figura va a quedar debilitada".

d) Reformas. No las habrá hasta las elecciones de este año 2017 en varios países. Y en función de los resultados, ya se verá hacia dónde.

e) Tecnología. "Las nuevas tecnologías de las comunicaciones aumentan la capacidad de los ciudadanos enojados para organizarse".

f) "Los bancos centrales se hacen políticos y los occidentales son cada vez más vulnerables".

g) Turquía. "El 2017 será crucial para el país porque el fortalecimiento de los poderes de Erdogan agravará los problemas económicos del país y tensará las relaciones con sus vecinos y con Europa" (léase, los refugiados).

h) Corea del Norte. "Parece estar acercándose a la meta de su capacidad de misiles que representen un peligro claro e inmediato para los EEUU en un momento de deterioro de las relaciones entre China y EEUU".

Por todo ello, y resumiendo más:

- "El propósito, incluso la existencia de nuestra Unión Europea está siendo cuestionado".
- "El Brexit creó un precedente que otros países podrían seguir".
- "Europa se enfrenta a una amplia gama de amenazas, los retos no sólo incluyen la crisis en curso con Rusia en el Este, guerras prolongadas hacia el Sur o ataques terroristas islamistas en el corazón de las ciudades europeas, sino también incertidumbre sobre la asociación transatlántica de seguridad y sobre el compromiso de EEUU con la seguridad europea".
- "Los miembros de la OTAN acordaron un mayor refuerzo de nuestra defensa colectiva desde el final de la guerra fría (...) y buscan un nuevo consenso para aumentar el gasto de defensa en sus PIB".
- "La era post-occidental en Oriente Medio podría haber comenzado ya".
-  "Algunos países están buscando lazos más estrechos con Beijing, tal vez preguntándose sobre la durabilidad del reequilibrio estratégico".

Llegamos al final de esta película de terror, tan mala que da risa, y entramos en la fase psicótica que da aún más risa:

"Todo ello crea una estructura que espera ser explotada, tanto por los populistas dentro de nuestras sociedades como por los actores externos interesados. En el pasado reciente, Rusia ha demostrado una capacidad particular para promover sus objetivos y poner en duda las instituciones democráticas. Interfirió en las elecciones de EEUU y las elecciones están programadas en Alemania y Francia este 2017. Ya se han advertido intentos rusos de influir en las próximas elecciones y los llamados medios alternativos difunden regularmente los mensajes del Kremlin. Parece que vale la pena: entre los partidarios de la populista Alternativa para Alemania y de La Izquierda (Die Linke), se confía más en Vladimir Putin que en Angela Merkel".

Créditos:
Dirección: Unión Europea
Año: 2017
Elenco de actores variado
Presupuesto: por averiguar en el PIB
Espectadores: acaba de comenzar sus pases, es pronto para decirlo pero con el apoyo de los medios de propaganda, que no se han hecho eco de ella -no es de extrañar con tanto cúmulo de sandeces- pero, como las malas películas, se reproducirá en DVD o tal vez se desglose en capítulos de serie y siempre se podrá poner como programación de relleno. Es lo que se hace con las películas de Serie B.

Así que salgo con una sonrisa no sé muy bien si por todo ello o porque aún soy más idiota de lo que pensaba por tragarme toda la película.

El Lince

miércoles, 22 de febrero de 2017

Una ciencia

La manipulación de la llamada "opinión pública" en las llamadas "democracias" es ya una ciencia. Sí, ya lo sé: soy un radical (si os molestáis en echar un vistazo al diccionario, tres de las cuatro acepciones que tiene no son peyorativas sino positivas y todas van a lo mismo, a la raíz de las cosas) y como radical sólo veo y escribo de cosas radicales que no dan votos, que no...

En fin, allá quien se crea las estupideces de las llamadas democracias. Si no habéis arrojado por la borda vuestra capacidad intelectual podréis albergar alguna duda razonable sobre las llamadas democracias y lo que nos venden. Lo que se está viviendo en el mundo ahora mismo, desde EEUU hasta la moribunda Europa, es la prueba más evidente de ello.

Mirad unos cuantos ejemplos.

1.- La rusofobia en EEUU (y en la moribunda Unión Europea) tiene unos orígenes muy concretos: la Administración Obama en su segundo mandato y, para mayor concreción, el choque inicial que hubo con Rusia a propósito de Siria. Recordad: año 2012, intento de derrocar a Assad por todos los medios y el comienzo de los vetos rusos (el primero tuvo lugar en octubre de 2011); año 2013, toda la histeria sobre las armas químicas y el ataque a Siria que frustró Rusia, físico y político con el acuerdo sobre el tema. Esta encuesta se publicó hace dos días, el 20 de febrero. No os voy a abrumar con datos, pero Rusia supera, con mucho, a los países más odiados en EEUU, por encima de Corea del Norte, China, Palestina (que no es país y casi no es nada)... o Cuba, curiosamente y a pesar del restablecimiento de relaciones diplomáticas realizado en 2015 (con Obama de presidente).


No es nada nuevo, la manipulación como ciencia es un virus mortal que se extiende por las llamadas "democracias" sin que haya cura posible (salvo la revolución, pero eso son palabras mayores que causan pánico a quienes ahora se asustan con aquello que consideran radical, léase los wahabíes seculares), pero hay que tenerlo en cuenta ante lo que os contaré dentro de algunos días al hablar de la Conferencia de Seguridad Europea que se celebró en Munich la semana pasada. Ya analicé la anterior, que fue muy sorprendente y ahora también lo ha sido. Esta gente no tiene remedio (y los antes llamados progres, tampoco).

2.- Porque lo poco que los medios de propaganda han hablado de la Conferencia de Seguridad Europea ha sido sólo relativo a que el nuevo vicepresidente de EEUU "ha ratificado el apoyo incondicional de EEUU a la OTAN", así como expresado "un compromiso firme y duradero con la OTAN" (sic). Sí, pero no. Resulta que hay dos cosas a tener en cuenta:
a) Ayer el principal estratega de Trump, un tal Steve Bannon, echó un jarro de agua fría al asunto diciendo al embajador de Alemania en EEUU que Washington considera a la UE como una "construcción defectuosa" (sic) y que EEUU no ha hecho ningún reconocimiento del papel de la UE "para garantizar la seguridad". Así que todo vuelve al punto de partida, con EEUU presionando para que la moribunda UE incremente sus gastos de defensa (recordad que os lo puse) en unos momentos en los que la OTAN se está preparando para la guerra contra su propia gente, o sea, contra nosotros.
b) Pero no todo el mundo que forma parte de la OTAN tiene buena opinión de ella. Hay al menos cuatro países que dan una respuesta sorprendente, también según la encuesta de antes.


Resulta que Grecia, Bulgaria, Eslovenia y Turquía prefieren a Rusia antes que a la OTAN como aliado y/o protector en caso de guerra. Luego alguien está mintiendo aquí y, sobre todo, mintiendo a la famosa "opinión pública". O mejor aún: manipulando a la "opinión pública".

3.- Una "opinión pública" que utiliza los instrumentos del capitalismo -esta página es uno de esos instrumentos- con total acriticismo -cosa que yo, al menos, no hago-. Uno de esos instrumentos es Google. Ya sabemos que Stalin era malo malísimo, un dictador y bla, bla, bla. Sobre la represión del estalinismo hemos oído, visto y leído millones de cosas. Hasta fotos. Una de ellas es ésta.


"El terror rojo de Stalin", se dice. Aparece en cientos de páginas (gracias, Google, por facilitar la búsqueda) con el mismo pie de foto. Incluso alguna de esas páginas, mucho más audaz, dice que la víctima era australiana. Solo un pequeño detalle: no es cierto. Resulta que son soldados serbios en la primera guerra mundial -o sea, mucho antes de que Stalin mandase en la URSS- fusilando a un austriaco. Austriaco, no australiano. Alguien decidió que daba lo mismo, que las dos palabras comienzan igual. Y el bulo corre y corre...

4.- Así que no es de sorprender que en Rusia se estén cansando de historias como las precedentes. Allí tienen su propia historia y sus propias encuestadoras. Supongo que sabréis que este 2017 se cumplen 100 años de la Revolución de Octubre y, con este motivo, hay todo un debate, a favor y en contra, sobre lo que significa y la manera de conmemorarlo si es que hay que hacerlo. El Kremlin aún no se ha pronunciado, pero no lo va a tener fácil. Mirad.


Se pregunta por la opinión de los principales dirigentes de Rusia y la URSS en estos 100 años y la respuesta no puede ser más sorprendente. De arriba a abajo en la tabla, aparece lo siguiente:
- Gorbachov, tan querido por Occidente, es aborrecido en Rusia. El 13% le ve con admiración, simpatía o respeto (a partir de ahora diré que cae bien), mientras que el 46% le ve con miedo, asco o irritación (diré que cae mal). Para el resto o es indiferente o no tiene opinión.
- Yeltsin, tan querido por Occidente, es aborrecido en Rusia. Al 17% le cae bien, al 48% mal.
- Jruschov. Le cae bien al 28%, mal al 17%.
- Andropov. Le cae bien al 37%, mal al 9%.
- Lenin. Le cae bien al 40%, mal al 10%.
- Nicolás II (el zar). Le cae bien al 46%, mal al 4%.
- Stalin. Le cae bien al 46%, mal al 21%.
- Breznev. Cae bien al 47%, mal al 9%.
- Putin: Cae bien al 83%, mal al 8%.

Así que tenemos que todos los dirigentes soviéticos claves tienen un gran nivel de aceptación -especialmente Breznev, Stalin y Lenin- mientras que son sistemáticamente satanizados y vilipendiados por Occidente. Por el contrario, aquellos que han sido apoyados y ensalzados por Occidente son vilipendiados y odiados en la propia Rusia. Y no digamos Putin, un hueso cada vez más duro de roer para Occidente.

Digamos que también en Rusia se manipula la "opinión pública", pero eso no anula la manipulación que se hace en las llamadas "democracias" occidentales. Así que lo dicho, manipular es hoy ya una ciencia.

El Lince

lunes, 20 de febrero de 2017

La alegría y el miedo

El médico estudió los resultados de las pruebas, levantó la cabeza y sonrió. "Felicidades, está usted embarazada".

Todo lo que pude decir fue ¿por qué? La alegría, la emoción y el miedo se mezclaban. Mi marido y yo no tardaríamos en tener un bebé, llenar nuestra vida con amor y con ruido.

Pero inmediatamente empecé a temer que Israel nos bombardease de nuevo.

¿Cómo podríamos huir si eso ocurriera? ¿Cómo podríamos sobrevivir?

Estaba asustada y nerviosa. Los recuerdos de todas las guerras que había vivido me dominaron.

A pesar de que soy una trabajadora de los medios, trato de evitar ver las noticias cuando Israel nos bombardea, para ahorrarme la visión de los cuerpos triturados, de las madres llorando a sus hijos.

Cuando Israel bombardeó Gaza en noviembre de 2012, la televisión mostró a una madre corriendo de derecha a izquierda en un hospital después de haber visto los cuerpos de tres de sus hijos. Buscaba a la cuarta y preguntaba a todos a su alrededor si alguien sabía dónde estaba la niña.

¿Es eso lo que significa ser madre en Gaza?

Dos años más tarde, durante el ataque de 51 días de Israel en verano de 2014, la mayor parte de mi familia, incluyendo a mi hermana y sus cuatro hijos, durmió en el suelo de la sala de estar en la parte occidental de nuestro apartamento. La oriental está situada justo encima de un apartamento que pertenecía a un hombre que era buscado por Israel. Mi habitación estaba situada justo en ese lado. Yo dormí en ella durante toda la guerra, a pesar de que sabía que estaba justo encima de un objetivo probable. Nunca tuve miedo porque creía que no iba a oír o sentir el misil que terminaría matándome.

Una noche, los bombardeos se intensificaron terriblemente y mi madre insistió en que durmiese en la sala de estar con todos los demás. No la pude convencer de que el misil no tiene ninguna capacidad intelectual para reconocer que se acercaría a nuestra sala de estar y cambiaría su trayectoria.

Cuando nos sentamos en silencio, mi hermana Walaa comenzó a separar frenéticamente a sus hijos, dos a un lado de la casa y otros dos, al otro. Temblando de miedo me dijo: "voy a poner a un niño y a una niña en el lado derecho y a los otros en el lado izquierdo; así probablemente dos sobrevivirán. No quiero verles morir todos a la vez".

Me tomó un tiempo procesar lo que había dicho. Forcé una sonrisa mientras las lágrimas se asomaban a mis ojos. Me deslicé entre las sábanas, fingiendo dormir, pero lloré toda la noche.

Estuve alerta toda la noche. Walaa no durmió, como su hija mayor, Shahd, que tenía seis años. Shahd estaba despierta, asustada, y se levantó al pasillo. Walaa intentaba calmarla y hacer que se durmiera.

Al final no nos bombardearon. Pero eso no quiere decir que estuviésemos ilesas.

Han pasado casi tres años. Me he casado y tengo una niña hermosa y saludable , de pelo negro y dos hoyuelos en las mejillas. Tiene seis meses.

Estoy feliz de ser madre y amo a mi hija más allá de las palabras. Pero también tengo miedo. No puedo soportar la idea de que soy una palestina de Gaza y que tengo que adivinar qué parte de nuestro hogar es la menos probable para que muera mi bebé. Cada vez que escucho un sonido fuerte, corro hacia mi hija y la abrazo. Cuando escucho un trueno, me agacho y trato de cubrirla para protegerla.

El caos que la última guerra forjó en mi alma es inmenso, el sonido de los bombardeos y los bombardeos me han traumatizado desde entonces.

Llevo a mi hija conmigo a todas partes, a las reuniones con los funcionarios y los notables, sin importarme lo que piensen, sin preocuparme cuando escucho su llanto en las grabaciones de audio o cuando estoy transcribiendo mis entrevistas. Lo único que me importa es que ella está conmigo y cualquiera que sea nuestro destino, lo compartiremos juntas.


Nesma Seyam

P.D.- Tomado de Electronic Intifada. En el último ataque del régimen fascista de Israel contra Gaza murieron 18 periodistas, sin que los demócratas habituales (EEUU y sus vasallos europeos) hiciesen el menor comentario ni la menor crítica. Recordad toda la histeria de los demócratas habituales con el ataque islamista a la revista francesa Charlie Hebdo. Y este vídeo de respuesta de los palestinos. Entenderéis mejor el miedo de Nesma.


El Lince

jueves, 16 de febrero de 2017

101

Son los niños muertos en el Donbás. Asesinados por los nazis de Kiev, apoyados y financiados por los demócratas habituales (Occidente, con EEUU y sus vasallos de la moribunda UE a la cabeza). 101 son los niños muertos tanto en la guerra de 2014-2015 como en la medio-guerra que se está librando ahora. Los bombardeos de ciudades siguen sin que los lloricas habituales (quienes tanto énfasis pusieron en Alepo) hagan el menor comentario.

101 son los niños muertos en el Donbás y viene a cuento recordarlo porque en Ucrania se ha establecido que las escuelas tienen que preparar conferencias de los "voluntarios de la Operación Anti Terrorista en el Donbás". Esas conferencias son impartidas por nazis declarados y en ellas se termina diciendo "quiero matar a un moskal" (denominación despectiva para los rusos). Los niños tienen que repetirlo. Los demócratas habituales sonríen. Se da a los niños propaganda para que la lleven a sus padres pidiendo dinero para la guerra contra el Donbás. Imaginaos lo que supone para un niño que sus padres digan que no, que se oponen. Esta es la Ucrania que apoyan y defienden los demócratas habituales.

En el Donbás se ha iniciado una campaña de recogida de firmas para que el caso de los 101 niños asesinados por los neonazis ucranianos sea tenido en cuenta por la Comisión de Derechos Humanos de la ONU. Por supuesto que no se hará, pero ahí queda la iniciativa y el recordatorio. Estos son algunos de ellos.


Karina Bilonog, 9 años.


Victoria Costa, 14 años


Artem Bobrishev, 5 años.


Sofía Bulaeva, 4 años.


Daria Barilova, 8 años.

Trump acaba de sumarse al carro pro-ucraniano -en lo que supone una sonora derrota de alguien que decía poder enfrentarse al poder real de EEUU- y la UE insiste en culpar a Rusia de lo divino y de lo humano.

Pero Ucrania está en descomposición. No es de extrañar que los zombies de la UE apoyen a un país así. Es lo que tienen los muertos vivientes. 

Ucrania acaba de anunciar un estado de emergencia energética en todo el país por un período de dos meses porque nos neonazis más recalcitrantes llevan 15 días impidiendo el tránsito del carbón que se produce en el Donbás rebelde hacia Ucrania, que es casi el 40% del total del que consume el país. La junta neonazi de Kiev dice que no va a desalojar a los neonazis recalcitrantes, sino que va a negociar con ellos el término del bloqueo. El carbón, básicamente antracita, es importante porque es el que abastece a las centrales térmicas ucranianas. Y el grueso de esa antracita se produce en el Donbás.

La situación es de cierta esquizofrenia porque los neonazis recalcitrantes dicen que este comercio es ilegítimo dado que "financia a los separatistas" mientras que la junta neonazi de Kiev dice que es legítimo porque los empresarios -en su gran mayoría oligarcas fieles a Kiev- "pagan impuestos a Ucrania en vez de a los separatistas".

No está de más un breve recordatorio de todo el tema, que se sitúa en junio cuando el presidente de la República Popular de Donetsk dijo que a ellos no les importaba mantener relaciones comerciales con Ucrania y vender hasta el 70% del carbón que se produce allí. Los neonazis se negaron, indignados, pero el hecho es que ese carbón sí fluía para allá. Los neonazis de Kiev dijeron a su gente que se podía pasar el invierno sin ese carbón. Mentían, como se ha visto ahora.

Así que a los problemas de suministro de gas, ahora hay que añadir los del carbón, con lo que ya se están anunciando que "son probables" los apagones.

Todo esto se produce en unos momentos en los que el FMI aprieta aún más para ofrecer un nuevo crédito -de nuevo incumpliendo su propia normativa, según la cual no se puede conceder un crédito a un país si no ha pagado previamente una deuda reclamada por otro país (en este caso, Rusia)- y exige la privatización de la tierra "sin restricciones". Hasta ahora, la junta neonazi había vendido tierras, pero sólo hasta un tope de 10 millones de hectáreas de tierras públicas. 

Junto a ello, el FMI exige una "reforma de las pensiones" que establezca que las mujeres sólo puedan cobrar una pensión tras 30 años de trabajo (ahora son 15, manteniendo la legislación soviética, curiosamente) y 35 los hombres. Teniendo en cuenta que la esperanza de vida en Ucrania es de 70 años, eso significa que en la práctica una enorme cantidad de personas no va a disfrutar de su pensión o, en el mejor de los casos, sólo unos pocos años.

Y, por si fuese poco, el FMI exige una "reducción de los subsidios" que -también resabio de la tan odiada legislación soviética- paga el Estado a las familias por consumo de gas y electricidad y una "reducción adicional de los funcionarios y empleados del Estado". 

Volviendo a los niños asesinados por los neonazis en estos tres años, un vídeo con el que en el Donbás están llevando adelante la campaña de recogida de firmas. Si pincháis en subtítulos, los veréis en inglés.



El Lince

martes, 14 de febrero de 2017

Un apoyo que no es habitual

Quienes seguís estas reflexiones sabréis que no suelo apoyar a los wahabíes seculares en ninguna de sus vertientes. Una de ellas es Barcelona en Comú, que consiguió la mayoría de concejales en las elecciones de 2015 y que tiene a Ada Colau como su máxima representante y alcaldesa de Barcelona.

Esta vez me voy a mojar y a defender a Barcelona en Comú en la épica batalla que está sosteniendo contra las grandes compañías eléctricas. En Catalunya hay muchos ayuntamientos que están planteando una batalla frontal contra estas compañías y apostando por no contratar la luz con ellas y apostar por las empresas pequeñas, algunas de ellas casi cooperativas como Som Energía.

El Ayuntamiento de Barcelona ha presentado un concurso para un nuevo contrato energético y, ¡oh sorpresa! las principales compañías, del estilo de Gas Natural o Endesa, no se presentaron. Debieron considerar que si no eran ellas no se presentaría nadie, el concurso quedaría desierto y el ridículo del Ayuntamiento sería espantoso. Pero no ocurrió así porque se presentaron pequeñas compañías, entre ellas Som Energía.

Gas Natural y Endesa, que tienen en sus consejos de administración a ex ministros de la derecha clásica (PP) y de la otra derecha (PSOE), tras salir de su asombro ante el error de prepotencia cometido, han decidido impugnar el concurso del ayuntamiento porque se consideran "discriminadas".

Resulta que el Ayuntamiento de Barcelona había incluido una cláusula en el concurso sobre la denominada "pobreza energética" (término que no me gusta nada, porque da la impresión que quien es pobre sólo lo es de una cosa; es una especia de neolengua, "pobreza energética", "pobreza alimentaria"..., la pobreza es pobreza y no surge como las setas, cuando llueve, sino que es el producto de un sistema muy concreto: el capitalista) en la que se obliga a las empresas a firmar un convenio por el que la compañía que resulte elegida acepta hacerse responsable del 50%  de la factura de la pobreza energética.

Las grandes compañías, esas que tienen en sus consejos de administración a los ex ministos de la derecha clásica y de la otra derecha, han impugnado el concurso básicamente porque no les gusta esa cláusula.

El Ayuntamiento de Barcelona lo único que ha hecho ha sido cumplir lo que establece una ley, no llevada del todo a la práctica, que aprobó el Parlament de Catalunya en 2015. Loable, pero insuficiente.

Insuficiente porque la Alianza contra la Pobreza Energética considera que si bien esa ley ha logrado frenar más de 30.000 cortes de suministro a otras tantas personas o familias no ha avanzado al punto al que ha llegado el Ayuntamiento de Barcelona. Aún así, la co-responsabilidad que pide el Ayuntamiento de Barcelona es dejar la puerta abierta para que las administraciones públicas se lleven la peor parte que, en este caso, es la más costosa porque las compañías deben ser quienes asuman el 100% de las deudas acumuladas y los descuentos a aplicar en los pagos y no sólo el 50%, como se plantea en el convenio del que hablo. Este porcentaje, con ser ya un avance significativo, supone que las administraciones públicas -en este caso, el Ayuntamiento de Barcelona- siguen soportando el peso económico de una deuda que en muchas ocasiones es fruto de los abusos que cometen las mismas empresas.

Es un poco pan para hoy y hambre para mañana, porque al escoger entre perdonar la deuda o hacer una aportación económica no se da la única opción que valdría: deshacerse de la deuda y asegurarse de que los nuevos pagos no van a volver a ahogar a esas personas o familias. El perdón (condonación) de la deuda es facultad exclusiva de las compañías y ahí los Ayuntamientos no tienen nada ni que hacer ni que decir, por lo que las empresas siempre actuarán según sus intereses y no los de las personas o familias afectadas.

No obstante, lo repito: mi apoyo a la iniciativa, y a la batalla del Ayuntamiento de Barcelona contra las grandes compañías eléctricas.



*****

Sobre China y Vietman, como indica Eladio: es cierto que China atacó a Vietnam, pero todo tiene un antes y un después. El antes es que Vietnam invadió Camboya para derrocar a los jemeres rojos. Pero Camboya era un aliado de China, que avisó repetidamente a Vietnam si intervenía en Camboya y derrocaba a los jemeres. Eso puso sobre aviso a Vietnam y cuando China atacó, la resistencia vietnamita fue lo suficientemente eficaz como para hacer desistir a China del "castigo". Eso por no hablar de otras cuestiones como los apoyos de la URSS a Vietnam y la pelea que mantenía con China. Así que sí, de hecho China atacó primera; pero de derecho, China había avisado que lo haría.

El Lince

domingo, 12 de febrero de 2017

A buen entendedor...

... pocas palabras bastan. Es un refrán castellano que se puede aplicar perfectamente al juego que se traen entre manos estos días China y EEUU.

Lo primero que hizo Trump tras ser nombrado presidente fue llamar a Taiwan, ofrecer "todo su apoyo" y criticar la política de "una sola China" que lleva años defendiendo Beijing. Es decir, que Taiwan puede mantener una cierta autonomía, casi independencia, al estilo de Hong Kong, durante un tiempo pero que siempre será parte de China. No hay dos Chinas.

Luego Trump fue un poco más allá y comenzó a cuestionar, al estilo de Obama, la política de China en el Mar del Sur (de China, que si se llama así será por algo, al igual que el Mar de Japón, pese a que está lamiendo las costas de las dos Coreas y que se llama así desde hace siglos sin que nadie lo cuestione pese a la presencia de buques japoneses -y estadounidenses-). Al mismo tiempo, comenzaron a circular historias sobre el espionaje cibernético de China a EEUU...

Y luego, Trump comenzó a moverse para intentar romper la alianza estratégica que China mantiene con Rusia, con aquello de que Rusia no es tan mala (te levanto un poco las sanciones) y China sí (te impongo super aranceles a tus productos).

Ninguna de las tres cuestiones se va a lograr, pero, por si acaso, China dejó buen claro lo que opinaba de todo el asunto.

Primero, capturó un dron submarino de EEUU, lo retuvo durante unos días, lo vació de información y luego lo devolvió. Este fue el primer aviso. Trump ya había ganado las elecciones pero aún no había tomado posesión de la presidencia.

Segundo, ya siendo presidente Trump, China amenazó con "cerrar todo espacio de negociación" con EEUU como siguiese con esas tonterías.

Tercero, dejando que se fotografiase el campo de pruebas balísticas que tiene en el desierto de Gobi para que todo el mundo entienda bien el mensaje, tanto EEUU como sus vasallos en la zona. No es la primera vez que os hablo de ello, pero ahora con mayor razón.

China se está dejando ver, militarmente hablando. Cada vez hay más ejercicios militares, cada vez se publican más en las revistas militares sus avances y cada vez está más claro que China no sólo no tiene miedo, sino que amenaza directamente a cualquier aventurero fanfarrón. Se dice que tiene 1.200 misiles de corto alcance (hasta los 800 km), 300 de medio alcance (1.500 km) y un número igual o superior de misiles balísticos de alcance intermedio (5.000 km) listos para ser utilizados en cualquier momento. Es decir, que todas las bases de EEUU en Japón serían reducidas a la nada puesto que no hay tiempo suficiente para interceptar esos misiles dado que alcanzarían su objetivo en unos 10 minutos, más o menos.


Y lo mismo pasa con todas las bases de EEUU en esa zona, incluyendo la isla de Guam, ya en el punto de mira de China desde hace muchos años.

Así que tras los avisos de China, desde EEUU se pusieron a averiguar si eran amenazas reales o simples faroles y lo que han visto les ha hecho temblar. Los satélites espías han fotografiado con minuciosidad el desierto de Gobi y han encontrado cosas como éstas: los cuadrados pequeños son instalaciones reales existentes en bases de EEUU en Japón, lo grande es una recreación hecha en el desierto de Gobi. Os pongo solo una cuantas fotos, pero hay cerca de una veintena de todas las bases que EEUU tiene tanto en Japón como en Corea del Sur y sus réplicas en el Gobi.




Así que Trump ha tenido que envainársela y ahora está diciendo que va a mantener buenas relaciones con China, que China no es el enemigo y que reconoce la política de una sola China. Trump ha entendido a la perfección el mensaje, casi sin que hayan mediado palabras. Además, los aviones chinos hicieron lo mismo que los rusos: acercarse hasta casi tocar a los estadounidenses, lo que fue considerado como "un encuentro inseguro" por el Pentágono, en lo que es el primer incidente confirmado entre los dos países desde la captura del dron submarino.

El pasado día 10, la víspera de su encuentro con el primer ministro japonés, Trump hizo dos cosas se sentido común: aceptar la política de una sola China y decir que buscaría una "relación constructiva" entre los dos países durante su mandato.

China ha sonreído, Trump es un zhilaohu, un tigre de papel que parece amenazante pero que es totalmente ineficaz e incapaz de soportar un desafío. Sobre todo porque China es el principal sostenedor de bonos del Tesoro de EEUU y cada vez que Trump hablaba ponía sobre la mesa una parte sustancial de esos bonos, que son los que sustentan a EEUU, y al venderlos a EEUU cobraba unos buenos dividendos, en torno al 3%.

China se ha deshecho de más de un billón de dólares de sus reservas desde 2014 -llegó a tener en ese año casi 4 billones, en su mayor parte de bonos del Tesoro de EEUU-  y lo ha hecho unas veces para apuntalar su economía y otras, como ahora, para demostrar qué puede hacer cuando alguien se ponga farruco. Por ejemplo, cuando comenzó a deshacerse de los dólares a gran escala fue cuando Obama comenzó a cuestionar la presencia china en el Mar del Sur. Eso provocó un aumento de los intereses porque otros compradores de deuda de EEUU, como las Islas Caimán, Luxemburgo o Suiza (es decir, paraísos fiscales) hicieron los mismo. Hasta Gran Bretaña lo hizo, para aprovisionar el hipotético agujero que le provocaría el Brexit.

Ahora China está haciendo lo mismo, a pequeña escala, en plan aviso, y sólo en las tres semanas que lleva Trump como presidente se ha deshecho de 44 millones de dólares, logrando al mismo tiempo una rentabilidad de 1'3 millones de dólares. O sea, que negocio redondo. Trump es empresario y lo ha entendido a la primera. Sobre todo, porque la histeria contra Rusia y contra China tiene un origen muy claro: el intento de estos dos países por sustituir al dólar como moneda de reserva global, como he venido sosteniendo desde hace tiempo. Por ejemplo, aquí.

China no ataca la primera (nunca lo ha hecho a lo largo de su milenaria historia), ni amenaza en vano. Pero cuando lo hace, (casi) siempre es con sutileza, por lo que a buen entendedor pocas palabras bastan.

El Lince